Home‎ > ‎Pacífico‎ > ‎

Nueva Zelanda

 Agosto de 1989

 Vuelo a NZ por el oeste, saltando desde Frankfurt a Los Ángeles y desde aquí a Auckland vía Hawai. Como novedad, el jumbo que nos llevaba disponía por todas partes de pantallas de televisión en las que se proyectaban todos los datos relativos al vuelo: Plano del recorrido a dos escalas, en los que se veía como iba avanzando el avión, velocidad, distancias recorridas y por recorrer, tiempos volando y pendientes dé volar, temperatura exterior etc.

 Nueva Zelanda está situada entre los paralelos 34 y 47 S y tiene una super­ficie equivalente a un 60 % de la de España, pero solamente 3,2 millones de habitantes repartidos entre unos 100 condados. Se compone de 2 islas principales: La Isla del Norte y La Isla del Sur, separadas por el famoso estrecho de Cook. En la isla Norte, de origen volcánico, hay muchos volcanes activos y en la isla Sur hay una cordillera que la recorre a lo largo denominada Andes Neozelandeses (monte Cook de 3.800 m.). En la fauna hay 2 especies únicas que son el Kiwi y el Notornis. La mayoría de los animales que hay en NZ son importados. Hay, en la actualidad, unos 200.000 maoríes que son los primeros pobladores de esas tierras los que poco a poco se están integrando en la población blanca y van jugando cada vez un papel más importante en la sociedad.

 La seguridad Social cubre todo y supone casi el 50 % del presupuesto Nacional. Las 2/3 partes de la población están en la isla Norte. Se trata de un país eminentemente agropecuario. Hay una gran igualdad social y puede decirse que es país muy concienciado con el desarme nuclear, al igual que toda esta zona del pacífico.

 El famoso CooK descubrió NZ y fue anexionada a Inglaterra. Dentro de los partidos políticos, el Laboral apoya a Japón y el conservador a EE.UU. En cuanto a la religión habría que decir que un 85% son protestantes, un 10% católicos y el resto Maoríes. El nivel de vida es considerablemente superior al de España. Apenas existe diferencia de nivel ni tampoco de clase en la sociedad neozelandesa. Por lo que respecta a la agricultura el país está lleno de verdes prados en el que pastan por hectárea: 4 ovejas, 1 vaca lechera, 1 cabra y 1 caballo. No abonan sino que fertilizan con productos químicos y mantiene la hierba creciendo constantemente. He visitado algunas granjas y me he quedado sorprendido al ver como un matrimonio puede tener 200 vacas a las que ordeña 2 veces al día. Todo, por supuesto, está mecanizado. Las vacas solo dan 18 litros diarios, contra los 40 de una vaca holandesa, pero por otra parte no tienen que dar pienso y la vaca duerme en el prado, con lo que da menos trabajo. El estiércol no se utiliza más que en el huerto detrás de la casa. El dueño de la granja vive en una casa-chalet llena de comodidades, muy limpia, y realiza los trabajos con guantes y con las herramientas y equipos más modernos que he visto. Re­coge las ovejas o vacas con una motocicleta y dispone de extensiones telefó­nicas por toda la granja. Hay grandes granjas de renos. Son grandes exportadores de carne, mantequilla, pescado, fruta etc.

 Los pájaros son algo muy importante en NZ, quizás porque son casi los únicos animales que tienen. No hay, prácticamente, animales salvajes. En algunos bancos y tiendas se pide dinero diciendo: “Su calderilla puede salvar la vida de un pájaro”. Los pájaros no temen a los humanos y así por ejemplo encuentras gorriones comiendo las migas que te caen de la mesa en el interior de un restaurante. Habiendo tanto pájaro apenas hay moscas.

 Los neozelandeses se vuelven locos por las carreras de caballos y apuestan mucho dinero en ellas. Por el campo se ven orquídeas, kiwis, enormes acacias australianas y magnolios en flor. Extraen el 75 % del petróleo que consumen.

 Además de una fruta y un pájaro, el kiwi es el nombre con que se autodenominan los neozelandeses. Se practican toda clase de deportes: vela, rugby, fútbol, críquet, béisbol etc. Apenas fuman y escasean los sitios donde se permite fumar.

 En cuanto a la isla sur, se ven algunas minas de oro en explotación en las márgenes de los ríos. Recorrí detenidamente ambas islas en tren, autobús, coche, avión y avioneta. Concretamente sobrevolé una parte de los Alpes en una pequeña avioneta.

 Wellington es una ciudad portuaria algo sucia comparada con la limpia Dunedin que es la ciudad universitaria. Christchurch es una ciudad agradable de estilo inglés. La ciudad más bonita de la isla sur es Queenstown. La ciudad de Au­ckland mezcla la arquitectura moderna y la colonial británica.

 Anécdotas y cosas curiosas

 Conocí, en un trayecto en autobus, a una chica llamada M.B. estudiante de teología. Comenzamos una relación que duraría un cierto tiempo. En algunos cruces de calles los peatones atraviesan en diagonal, lo que me llamó mucho la atención. Una chica que conocí en Fiyi, llamada F., tiempo atrás, y volví a encontrármela ahora en la ciudad de Wellington, capital de Nueva Zelanda, ¡¡ Casualidades viajeras!!

  El acento de los neozelandeses al hablar inglés, les hace decir: lift por left,  iver por everdie por day, etc.

 ENLACE AL ÁLBUM DE FOTOS