Home‎ > ‎Pacífico‎ > ‎

Australia 87

 Agosto de 1987

 Hice una escala técnica en ABU DHABI, Golfo Pérsico, dentro de las máximas medidas de seguridad debido a la guerra entre Irán e Irak. El edificio del aeropuerto es una especie de mezquita moderna formada por bóvedas dóricas y fuste central revestidos de un precioso mosaico árabe que imita al utilizado en el sur de Irán. También hice otra escala técnica en Singapur donde su nuevo aeropuer­to, formado por patios interiores con plantas y suelos confortablemente enmoquetados, constituye un estilo totalmente distinto, pero al mismo tiempo cómodo y agradable.

 Al llegar a Sidney las autoridades sanitarias echan un insecticida en for­ma de aerosol dentro del avión y te obligan a permanecer en su interior durante u­nos minutos con el fin de que haga efecto y así proteger su flora y fauna, hasta la fecha no atacadas por insectos “extranjeros”. He podido constatar la fama de bebedores que tienen los australianos: en el vuelo Londres-Sidney iban   bebiendo, sin parar, vino o cerveza; claro que hay que decir, también, que la bebida era gratis, lo que incita al consumo. La compañía era la British Airways.

 Comienzo mi periplo por Australia partiendo, media hora después de haber llegado a Sidney, hacia Brisbane que queda hacia el norte a unos 1.300 km. siguiendo la costa. Sobrevolamos zonas volcánicas, valles verdes y playas de varios kilómetros.

 BRISBANE es una ciudad de aproximadamente un millón de habitantes, con un centro amplio y moderno, donde existe el contraste de los edificios modernos, tipo rascacielos, adosados a los antiguos de 3 plantas construidos en madera o en ­ladrillo en el más clásico estilo colonial inglés. Está  atravesada por un amplio río sobre el que se han construido puentes de hierro y hormigón con ingeniería y diseño muy interesante en los que puede verse la influencia británica.

 Al igual que la mayor parte de las ciudades australianas tiene un centro comercial: La City. El resto de ella está constituida por zonas residenciales muy extendidas formadas por viviendas unifamiliares.

 CAIRNS. En el recorrido desde Brisbane se observan grandes zonas áridas, algunas de ellas con cultivos de secano. A medida que nos vamos acercando al Nor­te la vegetación aumenta, apareciendo de vez en cuando algún valle o vaguada feraz. Abunda también el bosque y los pequeños lagos. En general son las áreas más próximas al mar las más fértiles, teniendo carácter desértico aquellas situadas más a poniente. Las aguas del mar, que se sobrevuelan en este viaje, comienzan a tomar las tonalidades propias de las zonas del trópico, lo que quiere decir azul celeste y "azul azulete". Poco a poco, a medida que remontamos hacia el Norte, la vegetación se hace más densa y verde. La cos­ta empieza a llenarse de playas vírgenes.

  Frente a la costa de Cairns, 1.000 km. hacia el Norte y 1.000 km. hacia el Sur, el mar está lleno de bajos, es decir: zonas de coral poco profundo que forman preciosas islas rodeadas de aguas de colores verde claro. ¡Es un ensueño! Los arrecifes asoman kilómetros de longitud. A veces parecen playas subterráneas y en ocasiones pequeños acantilados submarinos. ¡Qué espectáculo tan maravilloso! Realmente emociona tanta belleza. Al mismo tiempo es muy peligroso para la navegación, pero… así es el trópico y los mares del Sur.

 Es impresionante ver como el mar o las olas rompen contra el arrecife de coral, llenando de espuma el aire. Desde Cairns navego mar adentro en un catamarán para ver atolones de coral, arrecifes, etc. Hago inmersiones y puedo hacer fotos debajo del agua. Visito islas verdes rodeadas de una preciosa playa de coral, la isla Fizroy, y los Outer Reef que  son grandes arrecifes situados lejos de la costa australiana.

 Cuando se bucea en el coral se observa un espectáculo de otro mundo. ¡Qué colorido! ¡Qué formas y qué vegetación y fauna! El catamarán en el que navego se defiende muy bien por los arrecifes. Sin darme cuenta rozo la rodilla y el muslo derecho contra el coral y la herida re­sulta alarmante pues sangra mucho. Afortunadamente no es profunda y se transforma en una postilla de casi un palmo de larga.

  Desde Cairns viajo a KURANDA, zona montañosa con preciosas cascadas y vegetación exuberante que se encuentra a unos 100 Km. en dirección Norte. Hago parte del trayecto en un viejo tren del siglo pasado. Recorro un río y una gran zona de jungla con un vehiculo anfibio construido durante la 2ª guerra mundial. Desde Cairns hago un viaje relámpago a Nueva Gui­nea y traigo un montón de recuerdos tales como una funda para el pene y máscaras.

  DESCENSO POR EL RIO TULLY. Se trata de un recorrido de unos 40 Km. en una lancha neumática descendiendo por rápidos peligrosos durante ocho horas. El resultado final fue una mezcla de golpes, heridas, cardenales y algún labio partido. Los rápidos son excitantes, aunque, arriesgados. Se trata de un río de montaña que atraviesa la jungla entre zonas muy escarpadas y pe­queños cañones. Un día maravilloso. Es muy fácil ir a parar al agua, caerse en una cascada o sobre una roca y todo ello varias veces al día. Fue una expe­riencia de la que salí con una herida en una pierna. En la caída por un rápido no se sabe lo que va a ocurrir, pues se pierde el control. En ocasiones te das un golpe con el remo de un compañero, con el tuyo propio, con una roca, o quedas debajo de la lancha y no sabes como salir. Las órdenes son: ” Forth pedal, back pedal, over left, over right , to the front, turn, hold on , back to job jingle, stop , hard pedal, etc.”

 ALICE SPRINGS. Situada en medio del continente australiano, está rodeada de un desierto de unos 2.000 Km. de diámetro. No es más que un puñado de casas en medio del desierto y es, al mismo tiempo, visita obligada para el viajero que lo atraviesa y para los que acuden a ver la famosa Ayers Rock que se encuentra todavía a 400 Km. de distancia. Durante mi estancia, hice un ascenso en globo por primera vez en mi vida. Tuve que levantarme  a las 5 de la mañana y comenzar, en equipo, a hincharlo, a base de meter ai­re caliente con la ayuda de bombonas de propano líquido. Fue muy interesante y excitante la preparación y elevación de éste, que medía unos 30m de altura y 20m de diámetro. Navegábamos a una altura media de 400m que es donde  el globo es empujado con más fuerza por las brisas dominantes.

 AYERS ROCKS. Esta famosa roca emerge en un enorme desierto de unos 3.000 km2, como centro monolítico de veneración simbólica del primitivo pasado australiano.  La salida y la puesta del sol en ella son espectaculares. Mide casi 4 Km. de longitud y tiene una altura de 400m. La tradición para el visitante consiste en levantarse muy temprano y escalarla antes de la salida del sol. Así lo hice y además bajo un fuerte viento que hacía muy difícil la subida. Al pie de ésta hay algunos aborígenes que si­guen viviendo de forma primitiva. Adquiero de esta gente un bumerang y algunas otras armas que emplean para cazar.

 ADELAIDA. Se trata de una ciudad de aproximadamente un millón de habitantes en la que lo único a destacar es el contraste entre las casas construidas hace 100 años y los grandes rascacielos de estilo moderno adosados a ellas. Hay que reconocer que muchos de estos bellos edificios coloniales tienen un estilo muy original.

 CAMBERRA. Capital política de Australia, pues en ella está el Parlamento y las embajadas; tiene solamente 250 mil habitantes de los que el 70% de su población activa trabaja para el gobierno. Es una ciudad de reciente creación, muy espaciosa con grandes parques y bonitas construcciones. Se está construyendo un nuevo parlamento de enormes dimensiones con un sistema de iluminación muy original.

 SIDNEY. Es la capital económica, industrial y real de Australia. La City es enteramente moderna y formada, principalmente, por rascacielos al estilo neoyorquino  con una arquitectura muy vanguardista. Esta ciudad tiene preciosos parques y exuberantes jardines con vegetación tropical. Aparte del centro, el resto de la ciudad está formado por zonas residenciales consistentes en chalés con jardines bien cuidados.

 Visité las montañas azules (debido a la evaporación de los bosques de eucaliptos) y los parques zoológicos. En estos últimos pude ver de cerca esa fauna tan interesante y tan diferente del resto del mundo. Este es el caso de los marsupiales, estado de evolución en la que han quedado gran parte de los mamíferos de AUSTRALIA, y de los echidnas y ornitorrincos que son monotremas y ovíparos y que todos ellos, vistos en su verdadero entorno, constituyen algo tan propio de aquel continente que ningún visitante puede dejar de ver.

 La Ópera tiene unas dimensiones espectaculares. Fue construida hace 20 años por un arquitecto danés que ganó el concurso compitiendo con otros 230 proyectos. Ya en aquel entonces costó 10 mil millones de pesetas (600 millones de Euros).La visité detenidamente tanto la ópera en sí como el resto de salas que conforman el conjunto.

 La bahía de Sidney está siempre llena de barcos de vela. No son siempre muy modernos pero parecen manejados por grandes navegantes. Algunos de los barcos, aún teniendo gran eslora, siguen aparejándose con 7/8. Visito algunos clubes náuticos y veo muchos dragones como el que yo tuve durante 5 años.

 Mi opinión de los australianos

En general son gente muy hospitalaria, activa y deportista. Visten horrible, pero son limpios. No tienen estilo europeo sino más bien americano con algo de influencia británica. Llevan pantalones cortos, con los que atienden en público. Viene siendo una especie de indumentaria parecida a la que llevaban los ingleses en la India.  Son gente muy fuerte, muy sana y les encanta llevar sombrero. Participan de una pelea de puñetazos, si surge. Son muy eficientes en su trabajo y muy duros o testarudos a la hora de ceder de sus derechos. Se ven muchos borrachos, aunque son muy pacíficos, y de entre ellos hay un nú­mero importante de mujeres.

 Los servicios públicos son eficientes, estando por encima de Europa y aproximándose a EE.UU. Son puntuales en su trabajo que además desempeñan con una gran profesionalidad y grandes cumplidores de  las normativas vigentes en cada momento. En una palabra, que salvo en su forma de vestir que los hace “un poco paletos”, puedo decir que “Australia está poblada por 15 millones de gente fenomenal.”

 Curiosamente es un país que no ha cumplido los 200 años…

 Anécdotas

Máscaras de Cairns.

Mari Smith de Brisbane.

Madrileño que tras 29 años en Australia no hablaba bien el español.

Hice 60 mil  Km en avión equivalente a vuelta y media a la tierra.

Vasco amarrando el Ferry de la Bahía durante 25 años.

 PD. Me dio pena dejar este país, mayor que Europa,  mayor que EE.UU., posiblemente 18 veces mayor que España, muy poco poblado, pero con una gente tan sana, tan joven y con un espíritu tan deportista y luchador.

 ENLACE AL ÁLBUM DE FOTOS