Home‎ > ‎Europa‎ > ‎

R. Checa (la) 04

 En un principio no era mi intención incluir en “sabinoelviajero.com” los pequeños viajes hechos por España y por los países europeos más conocidos dado que estos están a la altura de cualquier viajero. Me decidió, el hecho de pensar que alguna fotografía pudiera ser un documento de interés para algún seguidor de la web.


 Octubre de 2004

 He visitado este país con anterioridad varias veces. Hasta 1993, esta república estaba unida a la de Eslovaquia, formando Checoslovaquia. La unión de ambas se produjo a raíz de la caída del Imperio Austro-Húngaro en 1918. Ahora discurren separadas y con próspero futuro.

 Precisamente, en mayo de este año, la República Checa se ha unido a la Unión Europea. La población de 10,2 millones de habitantes parece no crecer en los últimos años. Praga no pasa de los 1,1 millones. La superficie de 80 mil km2 supone 1/5 de la España peninsular. La región más extensa es la Bohemia que ocupa casi el 20% del país. Los bosques de ésta, que se recorren entre Praga y Bratislava, son muy extensos, verdes y frondosos. Se trata de un país montañoso.

 Además de la apasionante Praga, llena de historia, de arquitectura del Imperio, de fachadas y edificios emblemáticos, de la hermosísima catedral, del barrio viejo, etc. etc. recorrí Pilsen, Bohemia, Moldavia, etc. pasando por lugares tan atractivos como České Budějovice, Cesky Karlovy Vary, Cesky Krumlov, etc.

 A pesar del clima tan frio, la gente vive bastantes años: el hombre hasta los 74 y la mujer hasta los 80. Aunque el checo es el idioma oficial, se habla también ruso, rumano, eslovaco, etc. Se trata del país menos religioso del mundo: un 60% se declara no religioso y solamente un 30% son católicos, el resto son ortodoxos y protestantes.

 El PIB es de 17 mil dólares. El paro es del 4,5% y la inflación del 6% anual. La industria está muy desarrollada y avanzada. En la agricultura destaca su producción de lúpulo (utilizado en la industria cervecera de Pilsen). Tienen carbón, modesta cantidad de petróleo y gas natural, hierro, acero, refinerías, industria cervecera, industria mecánica y automovilística, fuerte industria química, etc. En cuanto a comunicaciones, la compañía Telefónica española es la más fuerte de las privadas.

 Pues bien, al menos visitar Praga y Pilsen es una obligación para el que quiere adentrarse un poco en los viajes por Europa. Además hay que volver y volver. Simplemente por visitar la catedral de Praga, ya merece la pena el viaje.