Home‎ > ‎Europa‎ > ‎

Liechtenstein 13

 
 En un principio no era mi intención incluir en “sabinoelviajero.com” los pequeños viajes hechos por España y por los países europeos más conocidos dado que estos están a la altura de cualquier viajero.Me decidió, el hecho de pensar que alguna fotografía pudiera ser un documento de interés para algún seguidor de la web

 Septiembre de 2013


 Había cruzado este principado anteriormente: unas veces haciendo la ruta de Suiza a Austria, otras a la inversa y otras en viajes por Suiza. A veces, me limitaba a mirar las calles de Vaduz, su capital, otras a tomar un café y pasear por su calle principal... En

esta ocasión me he detenido,he recorrido este principado de unos 160 km2 y me he recreado visitando sus pueblos, su campo y sus restos arquitectónicos medievales. La superficie equivale a la de un término municipal español de  pequeño tamaño pero, dado que la mayor parte de la superficie es montañosa y escarpada, la superficie utilizable no sobrepasa los 30 km2; algo así como 20 km de largo por 1.5 km de ancho.

  Lo recorrí de norte a sur y de este a oeste: no dejé de ver pueblecito alguno ni pasé por alto sus iglesias ni sus construcciones. Dividido en pequeñas comunas, no lleva mucho tiempo recorrerlo : Schaan, Triesen, Vaduz, Triesemberg, Balzers, etc. son sus pueblos, todos limpios y ordenados en los que se respira paz y tranquilidad.

 Delegan en Suiza  su política exterior, correos, defensa, etc. Este país independiente tiene un parlamento democrático que representa a su diminuta población de 35 mil habitantes, dentro de una monarquía constitucional que data del siglo XV. Son un ejemplo de riqueza pues, fácilmente, supera a España en 5 veces su PIB: ¡180 mil dólares! Creo que Qatar es el único país del mundo que le gana. Por supuesto están en la ONU, en el Consejo de Europa...etc. Utilizan como divisa el franco suizo. El soberano es el príncipe Hans Adam II.

 Especie de "paraíso fiscal" su capital Vaduz, de unos 5.500 habitantes, tiene bastantes más bancos que cafeterías...Aunque el idioma oficial sea el alemán, ellos se empeñan en hablar un dialecto del mismo que no hay dios que lo entienda. No hay apenas inflación, ni paro, ni delincuencia. Católicos un 80% y Evangélicos un 20%. Tienen algo más de un profesor por cada diez alumnos y también aquí las mujeres viven unos años más que los hombres. Por supuesto no hay más paro que el que se produce, estadísticamente, por la semana que necesitan para encontrar un nuevo trabajo… ¡fantástico!

 Como el país es tan pequeño no cabe un campo de golf, así que tienen un minigolf, que les basta para los que son… Museos (Nacional, Sellos, arte moderno, pintura…), edificación moderna, preciosos viñedos que dan un agradable vino blanco y montañas agrestes que recorren el país de norte a sur y que limitan y reducen su espacio útil. Todo está prácticamente a media ladera por lo que el valle apenas existe. No obstante construyen sus confortables casas en plena montaña, donde llegan perfectamente con sus buenos coches. La orografía del principado es fácil de describir: Una cordillera de montañas, de norte a sur, que supera los 2.500 metros de altura y que los separa de Austria, y sobre su falda ahí están ellos con sus pueblos o aldeas…enseguida aparece el bello y caudaloso río Rin, que hace de frontera, y que los separa de Suiza; así que no pueden perderse.

 Miembros de la ONU, del Consejo de Europa, en fin, como otros muchos estados. Hay que ver, un pequeño feudo de mediados del siglo XV a quien todos respetaron. En el mediterráneo se lo habrían comido con patatas; buen ejemplo dan los suizos y los austriacos. Ambos países encantadores y respetuosos con sus vecinos.

 ENLACE AL ÁLBUM DE FOTOS