Home‎ > ‎Europa‎ > ‎

Grecia- Islas Corfú y Creta 13

 En un principio no era mi intención incluir en “sabinoelviajero.com” los pequeños viajes hechos por España y por los países europeos más conocidos dado que estos están a la altura de cualquier viajero. Me decidió, el hecho de pensar que alguna fotografía pudiera ser un documento de interés para algún seguidor de la web.

 Mayo de 2013   

 Esta visita, hecha durante los últimos días de abril y primero de mayo, coincidió casi con la Semana Santa de los ortodoxos

griegos; así que, en los días que iban desde el Jueves Santo 2 de mayo al martes día 7 inclusive, han hecho un puente-viaducto de 6 días; es decir han pasado la celebración del primero de mayo al martes siguiente a la Semana Santa….así somos también los españoles.

 Son grandes practicantes de su religión,  grandes creyentes, besan las imágenes con frecuencia, encienden velas, acuden a oficios al atardecer, cantan con fervor sus canciones religiosas, etc. Los popes están muy integrados en la vida de los feligreses. No he visto procesiones y creo que pueda deberse a que no tienen imágenes esculpidas sino en pintura, tales como los iconos, trípticos y fotografías.

 Media población vive en las islas y los transbordadores son frecuentes y muy rápidos. Levantan la proa y sacan una especie de patines, sobrepasando el 70 k por hora. No suelen ser muy limpios pero si muy puntuales y te llevan a cualquier rincón del Egeo. Los griegos son, además de grandes armadores, buenos marinos y buenos constructores de barcos. Puede que tengan el más amplio y completo servicio de transbordadores del mundo.

 ISLA DE CRETA

 Visité Creta en el año 1977…casi nada. En aquel entonces visité el  famoso Knossos, palacio de Minos, con la conocida leyenda del Minotauro, de Teseo y Ariadna, de Dédalo e Ícaro, etc. me llevé un cabreo impresionante pues no se trataba de auténticas ruinas sino de ruinas inventadas: han sido construidas de hormigón, de piedra unida con cemento, de columnas falsas…etc. Esta vez no he querido ni acercarme a ellas para no tener que cabrearme. El caso es que todo en la isla lleva el nombre o adjetivo de minoico, micénico, Minos, etc.

 Hay muchos restos de la época veneciana, tales como la muralla, el fuerte, el primer puerto, etc. Los turcos, que increíblemente estuvieron aquí hasta 1890, fueron expulsados por los ingleses, que expoliaron todo cuanto excavaron o descubrieron en Grecia: véase el museo británico. En Creta estuvo el Greco aprendiendo el oficio de pintor.

 En cuanto a regalos aconsejaría comprar  un icono bizantino o algo de aceite de oliva para probarlo y compararlo con el español. Al griego le encanta el café así que lo lleva “puesto” en todo momento y por la calle, (con hielo, solo o con leche, natural o descafeinado…);  camina con su café frío en vaso de plástico con tapa y con una pajita…Se les ve felices, muy dados a salir y alternar con amigos en bares y cafetería, hablando mas bien alto y sin mostrar, para nada, su preocupación por la crisis.

 Así que me dediqué a recorrer la isla, comenzando por su parte oriental haciendo casi toda la costa. Utilicé autobuses: confortables, baratos, frecuentes…y te llevan a todas partes. El campo es muy seco y monótono. Abunda el olivo, el pino, la vid y el matorral, que son los únicos que soportan los casi 300 días de sol al año. Pueden verse pequeños puertos de pescadores como el de Nicolaos, localidad en la que hay una amplia marina con buenos yates. Un tipo que conocí me dijo haber estado unos días en Avilés pues entonces estaba enrolado en un barco de carga.

 Continué por la costa occidental visitando pequeños pueblos en dirección a Rethymnon y Chania. Por el camino nuevamente olivos, cipreses, tarajes e higueras. Me sorprendió ver con nieve los picos más elevados de la larga cordillera que cruza la isla de este a oeste. La temperatura de estos días ha sido de 24 grados durante el día y unos 18 durante la noche. El sol siempre ha brillado. Rethymnon es el lugar más turístico de la isla: lleno de callejuelas, diseñadas en época de los venecianos y de los turcos, una cuidada fortaleza veneciana que debe visitarse, un pequeño puerto veneciano donde atracan los barquitos de pesca…etc.

 En cuanto a la capital Heraklion he de decir que, salvo el fuerte veneciano y la iglesia de Titous, los demás edificios no tienen mucho valor. Se ven terrazas muy bien ambientadas. Se come a las 3 de la tarde, tras un largo aperitivo con amigos. Los precios son muy económicos para nosotros. He comido y bebido muy bien: buen café y buenos postres de pasteles de hojaldre con miel y frutos secos.

 La arquitectura urbana es malísima, sin calidad y sin diseño. Las casas parecen haber sido diseñadas por el capataz de la obra y no por un arquitecto. No tienen gusto, ni estilo, ni nada de nada. Las gentes en domingo van a misa y ellas, las mujeres, se visten de negro y portan una especie de palma seca, pues estamos en la semana santa ortodoxa y hoy es el domingo de Ramos. El pope canta la misa, lo que resulta interesante, y tras el servicio sale al exterior y saluda o despide a sus feligreses.

 ISLA DE CORFÚ

 Se trata de mi primera visita, tras haber fallado mi último intento cuando estuve en Ítaca. Llamada por los griegos Kerkira o tierra de los feacios por Ulises, de tamaño similar al de la isla de Menorca, he de decir que es, quizás, la más completa y más turística de las muchas islas griegas. Su pasado, ligado a venecianos, franceses y  turcos, ha dejado hermosos restos muy agradables de ver y disfrutar.

La vieja ciudad de Corfú se encuentra defendida por la Vieja fortaleza veneciana y la Nueva, ambas bastante bien conservadas. Son muchas sus iglesias con sus torres, sus plazas con sus pozos venecianos, sus calles con edificios con galería o arcada, sus callejuelas sin tráfico, diseñadas por venecianos, franceses, turcos e ingleses que dan, sin lugar a duda, un agradable aire histórico a la par que identidad y tipismo. Son miles y miles de callejuelas que forman un enorme laberinto que va desde una fortaleza a  la otra y hacen una antesala, llamada Splanada, espacioso lugar de esparcimiento de las gentes de Corfú. En su parte norte, hay una línea de edificios, llamada El Listón, construida en época francesa y diseñada por Lesseps, padre del ingeniero del Canal de Suez; tienen arcadas o soportales y dan cobijo a cafeterías muy de moda entre los lugareños, que siempre están muy llenas y animadas. (El taxista que me llevó al aeropuerto me comentó que esa gente está en el paro y pasan el día tomando café en las terrazas). También toman aquí sus aperitivos, se citan, se ven, conversan…”si buscas a algún lugareño has de venir por aquí, seguro que lo encuentras.”

 Por supuesto que no fui a visitar el cacareado palacio de Sisí…por supuesto que no, ni siquiera fui a ver el de Viena… pido disculpas. En fin, así soy yo, y para lo que me queda…no vale la pena cambiar.  Poco hay en la isla que se iguale a la capital. La historia está ahí. Algo llama la atención: siempre están tomando café con hielo; lo transportan por la calle en un recipiente de plástico y, con una pajita, van dando sorbos para que les dure más tiempo. Es lo que mayormente toman cuando están en las terrazas. Toman café antes, después y entre comidas. Son muy amables y muy extrovertidos, lo que no es común entre los isleños. No te piden limosna por la calle, no se ve gente ni bebida ni drogada…es posible que su religiosidad, educación u orgullo les impida hacerlo. Lo cierto es que son ciudadanos ejemplares que ni beben de más ni escandalizan. Eso sí, fuman algo más que nosotros y hablan quizás también más. Tienen buen humor.

 He tenido estos días un tiempo fenomenal, 24º de máxima y 18º de mínima. En sus callejuelas es fácil ver como los cables de colgar la ropa van desde una casa a la de enfrente, así que ambos vecinos lo comparten. De la época británica les ha quedado el criquet y la cerveza de jengibre, de los franceses las arcadas, de los turcos el estilo de algunas canciones, etc. Más verde que las demás islas griegas y con rincones que albergan turismo de calidad, la visita turística es obligada. Su celebrado patrón, el Santo Espiridón, es el protector de toda la isla. Hay 800 iglesias y en ellas se celebran oficios hasta comenzada la noche. Son muy dados a comprar y encender velas por cada ruego que hacen.

 ENLACE AL ÁLBUM DE FOTOS