Home‎ > ‎Europa‎ > ‎

España-I.Canarias-I.Gran Canaria-Carnaval 17

  Carnaval de 2017

 En los últimos tiempos, casi todos los años me paso una o dos veces por estas preciosas Islas Canarias que tan agradables me resultan tanto por su hospitalaria población como por la delicia de su clima. Además, el invierno continental es algo desagradable por los fríos, las lluvias y los vientos; así que, qué mejor alternativa que la de pasar unos días en esas tranquilas islas donde uno es siempre bien recibido.

 Este fue mi segundo Carnaval en Gran Canaria y más concretamente en las Palmas. Curiosamente, había estado aquí mismo hacia solo unas semanas para pasar una semana y celebrar la Nochevieja y el Año Nuevo.

 Alojado cerca de la conocida Playa de Las Canteras, disfrutaba a diario de un paseo por la playa al tiempo que contemplaba cómo unos artistas esculpían, sobre un montón de arena de playa apelmazada, esculturas relativas a las recientes navidades siendo algunas de ellas realmente buenas.

 El famoso Carnaval de Las Palmas comienza con el Pregón y sigue con la elección de la Gran Dama y la elección de la Drag Queen. Después hacen el concurso de Maquillaje Corporal y finalmente la gran Cabalgata que dura horas y horas pues lleva más de 100 pasos o grupos. Y tras algún que otro desfile de carnaval de niños y alguna que otra actividad se hace la Cabalgata, prácticamente nocturna, del famoso Entierro de La Sardina tan tradicional en todos los carnavales de nuestra Europa.    

 En la elección de Drag Queen resultó elegida una drag llamada Judith vestida de Virgen María que se transformó, por arte de magia, en Jesucristo en la Cruz. Como ambas figuras parecían un tanto irreverentes en un carnaval,aún desde el más abierto talante liberal desde el que se quiera contemplar, hubo pronunciamientos a favor y en contra tanto en prensa como en TV. Por supuesto el Obispado hizo una fuerte crítica y hasta creo que un juez llegó a considerar que no había causa de procesamiento.

 La Drag Queen y algunas de sus compañeras, formaban un paso en la cabalgata del Entierro de La Sardina. Se la veía muy alegre y feliz y creo que el público aceptó muy bien su disfraz y se volcó con ella obsequiándola con fuertes aplausos.

 Tras pasar esos días de carnaval, aproveché para recorrer algún que otro rincón de la isla en donde ya había estado en anteriores viajes. Así por ejemplo el precioso pueblo de Terlor, con sus calles de casas tradicionales, su famosa iglesia, su mercadillo, etc. Moya, en las montañas del norte de la isla, llena de profundos barrancos y por donde hice un largo recorrido a pie por unos preciosos bosques de tilos. Firgas, localidad muy visitada por el turismo, en la que hay una calle muy famosa llena de cascadas…en fin, todo muy agradable.

   El canarión, como así se llama al habitante de Gran Canaria, es un tipo abierto, tolerante, dialogante, muy hospitalario, tremendamente familiar, sencillo y con un marcado calor humano muy escaso y envidiable en estos días en nuestra vieja y retorcida Europa. 


 ENLACE AL ÁLBUM DE FOTOS