Home‎ > ‎Asia‎ > ‎

Kuwait 97

 Febrero de 1997 

 Cuestiones de trabajo me han llevado a esta zona que tantas veces había visitado anteriormente. Una de mis primeras visitas fue allá por los años 70. Algunas cosas han cambiado sensiblemente y otras prevalecen, así la vida, así los hombres….

 Lamentablemente el dinero del petróleo se ha venido repartiendo muy injustamente: desde un 30% en Kuwait a un 40% en Arabia Saudí. El analfabetismo sigue azotando esta riquísima región, pues los Jeques no parecen tener interés en que la gente de a pié o los beduinos puedan, algún día, exigir una democracia y un mejor reparto de la riqueza .Hay algo que no ha cambiado por aquí y es el calor si, ­ahora en febrero hay 33 grados a la sombra, ¿Cómo será el verano?

Casi todos estos países eran protectorados británicos has­ta los 60/70 en los que alcanzaron la independencia. Arabia Saudí lo consiguió antes, allá por el año 30. Sus  rentas per cápita  son poco representativas o significativas dadas las enormes diferencias sociales: unos pocos ostentan la propiedad de un altísimo porcentaje de riqueza. Por otra parte los beduinos forman una población  bastante  considerable que no produce, pero que cuentan también a la hora de hacer el cálculo. La renta va desde 7.500$ de Baharein y Arabia Saudí a los  16.000$ de Kuwait  o los 23.000$ de Qatar y de los Emiratos Árabes Unidos. Sus capitales, todas ellas en el desierto y verdadera expresión de su enorme poder económico, tienen fuentes, césped, campos de golf, etc. a base de utilizar un agua que ha sido previamente desalada del agua del mar; lo que Europa no podría permitirse. ¡Su compañía Aérea, la GULF tiene azafatas británicas!! Sus divisas tienen una paridad muy alta: el dinar de Kuwait a 460 Pts., el dinar de Baharein  a 360 pts, etc.,

 El tipo de construcción de las ciudades no esta siguiendo, salvo  en el caso de Omán, estilos o formas árabes. Su ilusión consiste en hacer edificios al estilo occidental o neoyorquino. La pobla­ción de sus capitales oscila entre 150 y 200 mil habitantes, salvo el caso de Riyadh, capital de Arabia Saudí que tiene 1,5 millones y está llena de autopistas. Hay que destacar  el encanto que, en el caso de los   Emiratos Árabes, tienen las capitales Dubai y Sharjah, en las que el mar  entra en el interior de la ciudad y da un aire fluvial que es embellecido por el enorme número de barcos de cabotaje de madera, construidos al estilo antiguo y que transportan mercancías de otras partes del Golfo o bien  Pakistán o La India.

 La única, pero enorme, riqueza de estos países radica en la altísima producción de petróleo y  gas. En ocasiones fabrican cemento y fosfatos. En otro tiem­po los pescadores buceaban para sacar ostras con perlas.

 Por el Golfo Pérsico hay varios grupos sociales claramente distinguidos: en primer lugar los nativos ricos o de familia próxima a los Jeques. Ninguno de ellos trabaja. Sólo gastan dinero y no son capaces de gastarlo todo. En  segundo lugar vienen los nativos que saben leer, los que trabajan solo 6 horas y su trabajo consiste, siempre, en supervisar lo que hacen los demás. Su horario es de 8 a 14 horas; es decir son todos funcionarios. Después vienen los inmigrantes: egipcios, hindúes, paquistaníes, filipinos, etc. Estos trabajan 10 ó 12 horas, viven en unos barrios de las afueras y no se mezclan con los demás.

 Ya no hay, prácticamente, occidentales. Las compañías de Occidente han decidido actuar a través de otras subsidiarias de otras nacionalidades, con lo que emplean a los inmigrantes antes citados y así los costos de mano de obra son más bajos. Lo más que hace el  occidental es  darse una vuelta por aquí, de vez en cuando, alojarse un par de días en un hotel de lujo y dar algunas directrices generales. 

 Las diferencias que establecen los nativos ricos con los demás son tan grandes que llegan, como en el caso de Arabia Saudí, a exigir a los extranjeros que entren por la parte trasera del a­vión mientras ellos lo hacen por la delantera. ¡Increíble! Los sis­temas de gobierno no han cambiado mucho. Se trata, siempre, de un re­y, emir o jeque, que gobierna aconsejado por un consejo que ha nombrado él mismo.

 Por lo que respecta a las poblaciones, salvo Arabia Saudí con 18 mill de habitantes, oscilan entre 0,5 mill de Qatar y de Baharein a los 1,8 de Kuwait y los 2.5 de los EAU. Las mujeres de esta zona siguen sin evolucionar pues, para no ser vistas, son los hombres los que trabajan en la limpieza de las habitaciones de los hoteles. Visten siempre de negro aun cuando conduzcan un coche deportivo. Por cierto, salvo en el caso de Arabia Saudí en donde se ven coches americanos, en los demás países de la zona lo normal es ver lujosos coches europeos.

 En cuanto a las dimensiones de los países a excepción, nuevamente, de Arabia Saudí que es 4 veces mayor que España, los demás países son pequeños: Kuwait y Qatar son 4 veces Mallorca, Baharein como la cuarta parte y los Emiratos como Andalucía.

  Por lo que se refiere a la comida hay que decir que, al igual que otras zonas de Oriente Medio, el yogurt es fantástico…, … la miel, los melones, las sandias, los pomelos  así como el cordero son de muy buena calidad...El café es bastante bueno.

 Algo me ha sorprendido siempre de estos países y es el que, a pesar de  haber sido protectorados británicos, conduzca por la derecha. Por cierto, la gasolina cuesta unas 20 pts el litro, cuando en España cuesta 100 Pts. Sobrevolándolos se descubren enormes áreas en las que los pozos de petróleo están muy juntos. El fuego de los residuos resplandece ­y el humo contamina el ambiente. No obstante las orillas del mar no se ven contaminadas. Se hacen grandes campañas ecológicas, pa­gadas por las compañías petrolíferas y por los gobiernos respectivos, con el fin de mejorar la horrible imagen que ofrecen como países contaminadores.

 En Kuwait parece haberse repetido el milagro alemán: Tras el horrible y destructor ataque de Irak la ciu­dad ha sido totalmente restaurada o, más bien, recons­truida. Pernocté en el hotel Le Meridian y me dijeron que los tanques Iraquíes habían estado disparando contra su fachada durante 2 días y que necesitaron 2 años para reconstruir los daños. Tanto el gobierno de Kuwait  como el de Arabia Saudí se encuentran un tanto hipotecados ya que la guerra les ha costado muchos petrodólares. Los aeropuertos suelen tener algún encanto; destacaría el de Riyadh por su arquitectura y dimensiones, en el que hay una mezquita inmensamente grande. Por cierto no dejan entrar a nadie que no sea musulmán.

 Afortunadamente los árabes de esta zona son sunitas y, por tanto, no integristas. Para mí el problema de esta región está en la enorme población de hindúes por lo que, poco a poco,  se irán haciendo con los negocios y después con el país, como en el caso de Fiji. Los árabes de las "mejores familias”  de por aquí no me parece que tengan la clase que tienen los de Omán. No obstante son mejores que nuestros vecinos del Magreb.

 Una vez terminado mi trabajo por la zona pasé 2 días ejerciendo de turista por los Emiratos Árabes Unidos, quizás el país más pintoresco de la región. En líneas generales no resulta agradable viajar por esta región ya que no puedes beber, no ves mujeres pues siempre van tapadas, no se sale de noche, no hay espectáculos, etc.… Entre las anécdotas  diría, que un jardinero me "tiró los tejos", que salí un par de días con una italiana que trabajaba por aquí, que vi al Emir de Baharein pasar con sus esbirros y que, también, vi el bigotazo de una mujer que, por unos instantes, se quitó el velo en el aeropuerto.

 Hasta otra.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS