Home‎ > ‎Asia‎ > ‎

Indonesia-Borneo-Kalimantan 07

 Octubre de 2007

  Estuve en Indonesia poco antes del tsunami de 2004/2005 que arrojó unos 130.000 muertos; ahora, pasados unos 3 años, he vuelto por trabajo y con el principal propósito de visitar KALIMANTAN, la parte de la isla de Borneo que pertenece a Indonesia. Esta era mi sexta visita a Indonesia. Esta parte de la isla es mayor que España, lo que da una idea de la dimensión de la misma. Tiene 13 millones de habitantes.

 Volé primero a Yakarta y recordé mi primera visita en el año 1973. Ha cambiado muchísimo, se ha industrializado, hay mucha contaminación… y se necesita mascarilla… Sigue siendo pobre pero, al menos, ya no se ve la miseria de entonces. Su población, musulmana en un 90%, garantiza los enormes incrementos de la natalidad. Hay algunos protestantes (influencia de los holandeses) y algunos católicos. Su renta per capita ronda los 1.000 US$ y, como referencia, España los 27.000. Creo que entonces tenía unos 70 mill., que ahora se han convertido en 225  y siguen con su rupia indonesia que no vale más que para andar por casa. Con sus 300 etnias resulta un país muy difícil de gobernar. En Kalimantan predominan las etnias Dayak y Muruta.

 Aún cuando la medicina está muy atrasada tienen una esperanza de vida aceptable (puede que debido a ser muy delgados, casi vegetarianos, no fumar, etc.): La mujer 72 y el hombre 67.

 Salté a Kalimantan, isla de Borneo y, mas concretamente, a la zona de Katapang. En la ciudad, o enorme pueblo, de ORANG-UTAN, alquilé una KLOTOT que es un tipo de embarcación de unos 6 metros de eslora por 2 de manga,  con su correspondiente marinero, una buena y simpática cocinera y un pinche que hacía de todo. Durante unos días viviría, comería y dormiría en la barca, desplazándome por el río SETONYER y por cientos de canales que atraviesan el enorme Parque Nacional de TANJUNG PUTING, que tiene una superficie de 450.000 Ha, equivalente a la provincia de Santander. Dormía, cómodamente, en cubierta y jamás los mosquitos osaron atacarme. La comida que  hacía la cocinera era excelente, no podía creerme lo buena que era: sabrosa y no picante, bien presentada y limpia; una delicia que me tenía ansioso pensando en la hora de comer. Creo que añadía algo de coco rayado en cada plato. Utilizaba mandioca, arroz, pollo, maíz, aceite de palma… La fruta también muy buena.

 Fueron auténticos días de placer. La navegación, dulce y con preciosos parajes, me permitió ver: orangutanes, monos proboscis, macacos, pájaros, (se ven muchos kingfisher), etc. En cuanto a la vegetación, densa como una auténtica jungla, estaba llena de palmeras MYPA, árboles EUGENIA, PÁNDANOS, etc. De los ORANGUTANES, principal animal objeto de mi visita, hice preciosas fotografías, sobre todo de las hembras; éstas, preñadas o con crías, acudían diariamente a un centro llamado CAMP LEAKEY, (creado por Biruté Galdikas), especializado en el cuidado de los orangutanes, para recibir medio caldero de leche de vaca que se bebían en unos segundos. Dian Fossey, la conocida bióloga que vivió 13 años con los gorilas de montaña en Virunga, era una persona muy conocida y destacada en este centro, en cuya construcción intervino.

 El centro mencionado fue creado en una época en la que abundaban los cazadores furtivos, que con sus acciones hacían peligrar la supervivencia de los orangutanes; posteriormente, y a instancia de varios países y gobiernos del mundo occidental, el gobierno de Indonesia decidió aplicar fuertes sanciones y cárcel a estos furtivos. Ahora, que el peligro ya ha pasado, el centro se dedica a ayudar a los animales completando su alimentación y cuidado, sobre todo en los períodos en los que falta la fruta. También  les hacen intervenciones quirúrgicas cuando están enfermos o sufren roturas al caer de un árbol o al pelearse entre ellos. Visité el centro y vi un orangután de 60 años que había sido intervenido en la espalda tras una caída. La esperanza de vida de estos animales, en esta zona, ronda los 40 años.

 En el parque abundan, también, cerdos salvajes (especie de jabalíes) y leopardos; estos últimos no se han visto, ya que cazan de noche, pero aparecen en las fotografías de las cámaras nocturnas que se instalan.

 Dejé finalmente la embarcación y el parque y con un coche recorrí ampliamente el sur de Kalimantan. Atravesé desde PANEKALANBUN hasta PALANKALAYA. Estuve por trabajo en esta zona y en sus yacimientos petrolíferos al igual que en su gran refinería en BALIKPADAN. Sigue siendo una región muy pobre y con carreteras horribles.

 Desde esta isla salté a la de Bali, donde ya había estado en varias ocasiones, y permanecí tres días, descansando, en el área de UBUD disfrutando de su entorno en un hotel en el que las habitaciones eran pequeñas casitas de alto confort.

 Enlace al ÁLBUN DE FOTOS