Home‎ > ‎Asia‎ > ‎

Azerbaiyán 15

 Septiembre de 2015


 Creo que fue en Octubre de 2000 cuando anduve recorriendo Azerbaiyán para entrar posteriormente en Georgia. Y fueron los georgianos los  que resultaron ser sus mejores vecinos y amigos  en esta politizada región del Cáucaso.

Ahora, en septiembre,
 hace un poco más de calor pero se puede soportar bien.  Muy poco  tenían en común azeríes y georgianos: unos son nada menos que católicos ortodoxos y los otros musulmanes chiitas y sunitas, aunque un poco aguados ambos; quizás el hecho sea la imperiosa necesidad de que los oleoductos, que llevan el petróleo desde Azerbaiyán al Mediterráneo, tengan que pasar obligadamente por Georgia. Otro motivo es que el gigantesco odio que existe, tras  décadas de problemas y unos años de guerra  entre azeríes y armenios, (recordar la guerra de Nagorno-Karabaj y que Armenia hace frontera con Azerbaiyán)  haya traído consigo la obligada  amistad, cooperación y fraternidad con esos vecinos georgianos quienes permiten el paso de los oleoductos y, por otra parte, reciben a cambio un petróleo casi regalado, imprescindible para un desarrollo que no acaba de llegar a Georgia pues la bota de Moscú les impide salir de su pobreza. Como resultado de la mencionada guerra, una región de Armenia, llamada NAGORNO KARABAJ, está en territorio de AZERBAIYÁN y una región de AZERBAIYÁN, llamada NACHIZEBAN, está en territorio armenio. Además, tras perder la guerra los azeríes, tuvieron que hacerse cargo de un millón de ellos que vivía en Armenia y que fueron repatriados.

 Al igual que otras muchas dictaduras, ésta soporta con estoicismo las manifestaciones contra su corrupción y contra la violación de los derechos humanos. En relación con mi visita del 2000 diría que todo sigue igual salvo que ahora permiten las manifestaciones… aunque de nada  sirven  salvo para desahogarse un poco. Y todo ello al amparo de una república… ¡quién lo diría! A la que, por cierto, Europa sonríe por conveniencia “petrolera”  y le permite celebrar las olimpiadas “europeas” en su país, que fueron precisamente el pasado junio. Como si esto fuera Europa. Además en 2012 se celebró aquí nada menos que el festival de Eurovisión. No hay nada como ser rico para que te consideren “europeo”…bastante le importan a Europa los derechos humanos de los azeríes…o  los de los chinos…jajaja. El anterior presidente de la República,  Heydar Aliyev,  fue reconocido como el político más corrupto de la historia del Cáucaso y hasta fue capaz de pasarle, con trampas, la presidencia a su hijo.

 Por si lo mencionado anteriormente no fuera poco, el actual presidente de esta república totalitarista ha acudido, astutamente, a emplear  arquitectos famosos, como la conocida Zaha Hadid, para diseñar y construir toda una serie de edificios de grandes dimensiones,  llamativos, emblemáticos  y futuristas que sirven, sin lugar a duda, como propaganda del partido y como símbolos de progreso y apertura política. Esto mismo está ocurriendo en Astaná, Kazajistán, en donde  Norman Foster está  contribuyendo a la misma operación. Lo cierto es que ese tipo de arquitectura es fascinante  y reconozco que me apasiona.

 Son de destacar las edificaciones realizadas con motivo de las olimpiadas europeas, celebradas aquí hace 3 meses, tales como el Estadio Olímpico, el de gimnasia Arena, el Centro acuático, el Palacio de música de cristal, etc. Todos ellos de gran belleza arquitectónica y ejemplos de estructuras vanguardistas. Además, y aparte de las olimpiadas, hay bellos edificios emblemáticos tales como el museo de Heydar Aliyev, diseñado `por la famosa arquitecta Zaha Hadid, que sustituye las aristas por curvas suaves, o las altísimas Torres Llama, del arquitecto Pierre Baillargean, que ha diseñado tres torres juntas que imitan la  llama que produce al arder  el gas natural que ellos tienen en su subsuelo y de cuya venta  vive el país. También debe destacarse el Estadio Olímpico del equipo de Tekfen.

 Con una superficie equivalente a un quinto de la de nuestra España continental, tiene ahora una población que ronda los 9,5 millones, de los que 2 están en la aglomeración urbana de la capital Bakú. Su idioma, el azerí, proviene del turco y se entienden con ellos perfectamente; por otra parte, físicamente,  se parecen mucho a los turcos ya que son turcomanos.

 En la población, en la que casi todos son azeríes, hay algún que otro ruso y armenio y por tanto los idiomas utilizados son el azerí, que es el oficial, y el ruso que lo habla mucha gente. En cuanto a religión un 95 % de ellos se declara musulmán. Son 65%  chiitas y 35% sunitas; todos ellos nada radicales e inclinados a tomarse chupitos de vodka, la que por cierto se pide en gramos: camarero, ¡póngame uno de 20 gramos! La renta ronda los 10 mil dólares por habitante, equivalente a la que tiene Turquía.  Actualmente solo tienen un paro “oficial” del 5%. ¡Qué envidia!  Como riqueza natural tienen petróleo y gas natural. Hace solo un par de años estas materias primas habrían sido suficientes para mantenerlos  ricos por muchos años pero en este momento, en el que los precios están por los suelos, no tendrán dinero para ostentar su riqueza ante el mundo occidental ni posiblemente para pagar las deudas adquiridas. Apenas se ven turistas. Curiosamente, la palabra giris está escrita por todas partes y quiere decir gente o público.

 Ahora, al regresar 15 años después, lo encuentro cambiado muy positivamente pues tras esos años de bonanza económica o de riqueza “petrolera” hay muchas universidades y  las gentes van muy bien vestidas, quizás mejor que en muchos países europeos;  tienen autopistas,  las calles de las ciudades están bien ordenadas, alumbradas y limpias; las tiendas de lujo, tanto de ropa como de venta de coches son deslumbrantes…ahora bien, las terrazas de los bares al igual que esas tiendas de lujo están casi vacías pues al haber caído los precios del petróleo y del gas, existe el temor de que la situación no pueda continuar y vengan deflaciones galopantes en cualquier momento. Dos años más de precios bajos de sus materias primas podría dar lugar a una suspensión de pagos ya que los créditos con la banca internacional  no habrá con qué pagarlos.

 La vegetación que abunda, tanto en el campo como en las ciudades son,  generalmente, olivos y cedros, ambos muy resistentes a las prolongadas sequías veraniegas. En agricultura tienen algo de tabaco, arroz, algodón y vid. He bebido su vino y lo encontré bastante aceptable. . Hay millones de ovejas y patos por todas partes. Pero quizás lo que más haya sean cuervos, están por todas partes, incluidas las ciudades; parecen haber ahuyentado a los gorriones. El Mar Caspio es en realidad un gigantesco lago, tiene la friolera de 1.200 Km de largo por 320 km de ancho y está a 28 metros bajo el nivel del mar Negro o del mar Mediterráneo. Es salado y con una profundidad máxima de 1 km.

 En las ciudades se ven muchos plátanos como ocurre también en las ciudades españolas, que se trata de un árbol que, si bien da mucha sombra, incordia mucho con la caída de sus hojas al llegar el otoño. La casualidad hizo que en el barrio antiguo de la capital Bakú, presenciara  en la mismísima calle, la preparación de una estupenda paella, que degusté ampliamente, elaborada por unos malagueños que promocionaban la apertura de un restaurante español llamado El Portalón. Recorriendo Bakú, se observa que un inmenso espacio ganado al Mar Caspio ha servido para construir un amplísimo paseo marítimo con edificios, parques, lugares de atracciones, puertos deportivos, estadios, pabellones olímpicos, etc. Siguiendo con el comentario de la crisis, resulta alarmante ver  como los puertos deportivos no tienen barcos y los edificios de sus clubs están vacíos. Azerbaiyán ha querido imitar a Dubái pero parece haberse quedado a medio camino. Se ven todavía edificios de apartamentos de la época rusa (anterior a 1991) y el horrible, maloliente, desordenado y cutre Metro,  que no ha sido restaurado. Eso sí, siguiendo la ostentación, se han construido unos preciosos y enormes  acristalamientos con diseño futurista que tapan las horribles entradas al Metro ruso. Por supuesto los viejos vagones no tienen aire acondicionado y el calor y los olores hacen desagradable el trayecto. Tuve que sufrirlo varias veces; eso sí, el precio es único, vayas donde vayas,  y extremadamente barato. Los autobuses de la ciudad corren la misma suerte y la gente se asa de calor.

 Hoy en día puedes recorrer kilómetros y kilómetros sin ver más que pozos de petróleo. Todos están a la orilla del Mar Caspio. Hay millones de ellos además de miles de gigantescas plataformas petrolíferas dentro de los 150 km que tienen dentro del mar Caspio. ¿Hasta cuando las empresas podrán soportar el bajo precio del crudo? De los esturiones que pescan en el Mar Caspio (cada vez menos debido a la gran contaminación que tiene) extraen el caviar, que por cierto no tiene la calidad del de Irán, y después los cocinan al igual que hacen con cualquier otro pescado. Se trata de un pez anti-diluviano y cuentan que, en una ocasión,  pescaron uno que pesaba casi una tonelada, del cual extrajeron  90 Kg de caviar.

 Azerbaiyán, que quiere decir “El país del fuego”, nunca se sintió comunista ni cuando formaba parte de la URSS. Tampoco se siente muy musulmán ya que se bebe alcohol y se come cerdo. Los azeríes son orientales con influencia y costumbres bastante turcas. Apenas tienen mezquitas. BAKÚ, su capital, que significa “lugar donde sopla el viento", tiene áreas totalmente europeas. Ello se debe al hecho de que cuando comenzó la revolución industrial los europeos, como el famoso francés ROCHIL y otros, se dedicaron a abrir pozos y construir ferrocarriles para transportar el petróleo. BAKÚ fue una ciudad de gran esplendor con anterioridad a la revolución comunista rusa. El propio NÓBEL empezó en 1879 con un negocio de extracción de petróleo. Desde 1907 se bombea el crudo, a través de GEORGIA, al Mar Negro. Ahora los oleoductos atraviesan Turquía y llegan al Mediterráneo. A pesar de todo el petróleo que tienen, la gasolina cuesta la mitad de lo que cuesta en España.  Aquí están las famosas petroleras: EXXON, MOBIL, BP y la LUKOIL rusa.

 Se les ve tremendamente entusiasmados con la idea de entrar en la Unión Europea; tanto es así que se acercan a uno y le colocan una pegatina que dice “amamos a Europa”. Lo cierto es que sería una buena salida para la crisis que parece avecinarse.

 Recorriendo calles se observan los siguientes detalles: No se cogen de la mano ni del brazo aunque sean marido y mujer y tampoco se ve gente alguna incapacitada física o mentalmente es decir; se esconde la desgracia en la familia. Se constata que no existen rampas de ningún tipo que faciliten o ayuden a la gente en silla de ruedas: ni en el metro, ni en los pasos subterráneos de peatones, ni en las aceras…este comportamiento encaja con los gobiernos totalitaristas que tratan de esconder cualquier debilidad de la raza o del aspecto insano de la población. Es horrible, ancianos y minusválidos deben quedarse en casa pues no pueden desenvolverse en la calle ni en los lugares públicos. Todo son barreras arquitectónicas. Por supuesto, los edificios emblemáticos y los del gobierno tienen una potente y costosa iluminación durante la noche. Las dictaduras pueden ser muy crueles. Muchos de los pasos peatonales subterráneos son majestuosos en dimensiones, construidos en el mejor mármol…pero sin rampa alguna. La gente se manifiesta contra la corrupción y falta de derechos humanos pero de nada sirve pues el gobierno no cambia nada. Lo que si se ve con frecuencia es la bandera de la nación ya que está por todas partes. Curiosamente, no hay postales ni tampoco café, así que debe tomarse té o café soluble; algo raro para un turcomano. Si tienen buena miel, buenos frutos secos como los higos y las almendras y, por supuesto hay millones de ovejas y cabras.

 El trazado de las calles es de la época rusa lo que quiere decir que hay amplias avenidas para los desfiles y grandes plazas para las manifestaciones de apoyo al régimen. También se ven los grandes bloques de edificios de esa época rusa.

 Hasta otra.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS