Home‎ > ‎América‎ > ‎

Venezuela-Orinoco 01

Septiembre de 2001

 Solo habían pasado unos días desde la horrible catástrofe de las Torres Gemelas de New York. Tuve que entrar en USA a través de Miami, tras extremados controles de seguridad. Afortunadamente aunque controlaron todo (incluidas las pinzas y el cortaúñas, que me quitaron) no se fijaron en los conflictivos y enemigos países suyos, cuyos sellos figuraban en mi pasaporte, los cuales, yo había visitado muy recientemente. A ­continuación pasé la noche en un muy confortable hotel del aeropuerto y por un diminuto precio pues, dada la situación de terror que había, los americanos no estaban moviéndose mucho de sus casas y los hoteles tenían ofertas especiales. A la mañana siguiente salí zumbando para Port of Spain, Trinidad, de donde partía mi barco-expedición.

 Hacía unos 10 años que no había estado en Trinidad-Tobago (Tobago quiere decir tabaco y también el nombre de la pipa que usaban los indios para fumar, llamando al tabaco en si: cohíba). En aquel entonces el país era muy pobre y recuerdo los viejos coches que había y que siempre estaban a un lado de la cuneta averiados. Ahora, con la ayuda del petróleo y el gas descubiertos, han conseguido mejorar el país sensiblemente: tienen una autopista, bastantes carreteras asfaltadas, menos paro, etc. Durante unas horas que tuve libre visité el ASA WRIGHT, parque nacional, en el que se observan muchos pájaros y mariposas en libertad, típicos de estos pagos.

 Me instalé en el barco, en un aceptable camarote, y no fue necesario compartir cabina con nadie, lo que me alegró muchísimo. El barco era pequeño y nosotros éramos 52 e íbamos muy cómodamente. No conocía a nadie, aun cuando esperaba encontrarme con algún conocido de otras expediciones: ANTÁRTICA, PACÍFICO SUR, etc. Pronto hice amigos. Eran todos americanos, muchos de ellos ornitólogos y ecologistas y sabían mucho de pájaros. En mi camarote tenía un cómodo aseo y un buen armario, todo ello siempre considerando que se trataba de un barco pequeño, con un amplio ojo de buey por el que contemplaba lo que pasaba en el mar. Los americanos, siempre tan educados, fueron muy cariñosos conmigo y pude ver en ellos su tristeza y preocupación por el acto terrorista de NY.

 En pocas horas llegábamos a la gran desembocadura del Orinoco con nuestro barco el "Clipper Adventurer". La comida era muy gustosa, mejor que las que he comido en  expediciones anteriores. Las conferencias eran buenas, pero nunca del extraordinario nivel de la expedición a la Antártida. Teníamos un historiador, especializado en temas de la amazonia, dos ornitólogos profesionales y expertos en la zona, y un botánico. Venían con nosotros en nuestras incursiones por la jungla, utilizando potentes zodiacs para desplazamos por arroyos y afluentes del Orinoco y del Amazonas. Un indio, llamado Caento, especializado en tribus y vida en los ríos estaba, también, siempre con nosotros. Sobre el terreno iban explicando temas relativos a la amazonia, pájaros, plantas y vida en los ríos y riberas. Además, teníamos las conferencias sobre temas específicos y, cada uno de nosotros podía sugerir nuevos temas o, como hice yo, hacer exposiciones de determinados puntos del viaje.  Desarrollé un asunto sobre el funcionamiento hidráulico del Amazonas y sobre la vida de algunas tribus en la desembocadura del Orinoco.

 Uno de los botánicos: JOHN, inglés de pura cepa, me contó como pasó en una pequeña embarcación desde la cuenca del Amazonas a la del Orinoco. Yo recorrí, hace unos 10 años, ese tramo por carretera. A las 5 de la mañana ya estábamos en pié y a las 6, ya desayunados y listos; zarpábamos en nuestras zódiacs para descubrir zonas selváticas de los arroyos y afluentes del río. Durante la noche nuestro barco avanzaba, muy lentamente río arriba para, a la mañana siguiente, acercamos a nuevas áreas de selva.

 De este río visitamos el delta de su desembocadura y algunos arroyos, junto con los diferentes brazos con los que sale al mar. Una enorme zona de éste se ve manchada de barro, más de 100 Km., antes de llegar al océano. Dentro de esa área viven indios, bien aislados o bien en diminutas aldeas, con una población total de unos 50.000. El delta del Orinoco tiene unas 35 salidas al mar, en unos 150 Km. de anchura y tiene, de promedio a lo largo de su recorrido, unos 4 Km. de anchura. Su longitud es de 2.300 Km. y el nivel de sus aguas puede oscilar unos 15 m. El famoso explorador HUMBOLDT llegó hasta sus orígenes en 1799. La densa vegetación, bosque húmedo o selva tropical, resulta interesante y peligrosa. Su flora y su fauna llaman la atención hasta a los más inexpertos sobre el tema. Su cuenca tiene una superficie equivalente al doble de la de España.

 Y comienza, uno a ver colibríes: hay más de 10 especies diferentes y mariposas, (600 especies distintas) y plantas de todas clases: mangos, jacarandas, con sus florecitas de campanilla, tucanes de  mil especies. Hay indios a lo largo de las riberas de los pequeños arroyos que no conocen una sola palabra de español, etc., etc., etc. ¡Un placer!

 Los indios viven en diminutas aldeas formadas por cabañas hechas de madera y apoyadas en troncos, que penetran en las aguas del río, como pilotes o bien en casetas aisladas alrededor de las cuales plantan un poco de maíz y un poco de caña de azúcar. Viven con lo mínimo. Pescan en el río, con lo que consiguen proteínas. Las chabolas en las que viven solo tienen una habitación y ellos duermen bajo el porche que tienen delante, en hamacas colgadas entre poste y poste. El grado de humedad es muy alto y vivir en esas condiciones contribuye a reducir, muy sensiblemente, su esperanza de vida. Su idioma es el GUARAO y ellos dicen ser indios guaraos. No saben una sola palabra de español, a pesar de vivir en Venezuela. Son muy tímidos y no se atreven a saludar. Cuando los cruzábamos en el río se ocultaban con su canoa tras un matorral para no ser vistos. Nos tenían miedo. Siempre utilizan sus pequeñas canoas, construidas vaciando el tronco de un árbol, desde las que pescan y con las que se trasladan.

 Se veían, a nuestro paso por las aguas y la selva, muchísimos loros, monos howler y perezosos, etc. Ahora bien, tanto aves como monos se veían siempre muy alejados, a mucha altura, sobre el dosel del bosque húmedo. Además hay muchas ramas, árboles y hojas que impiden una clara visión. Un objetivo mínimo para fotografiar algo "decentemente" comienza por 400 mm. Además, para colmo, los animales son muy escurridizos... en fin, un desastre a la hora de fotografiarlos. Me acordaba de que en África es todo lo contrario. Se ven muchos buitres, halcones, kingfishers, etc.

 A las 6 de la mañana dejábamos nuestro barco y partíamos, en grupos de 5 expedicionarios, en nuestras respectivas zódiacs, para recorrer algunas zonas desconocidas de la jungla: entrábamos en la selva con guías y machete en mano. Bien protegidos y cubiertos, mucho repelente encima y a caminar. Así pasábamos el día y, al llegar la noche, regresábamos al barco en el que teníamos, antes y después de la cena, nuestras reuniones, coloquios, charlas, etc. Hice una pequeña exposición sobre la vida y costumbres de los indios guaraos, su idioma, su falta de adaptación, etc. Resultó interesante.

 Esta zona de la desembocadura, llamada ARATURE, es la menos conocida o explorada. En ella hay muchos manglares y enorme diversidad, tanto en flora como en fauna. Una vez pasados unos días por la zona del enorme delta y haber cubierto nuestros objetivos, zarpamos hacia el Amazonas, océano atlántico abajo, deteniéndonos, unas horas, en las islas SALUD (famosas por la prisión de "Papillón" en la isla del Diablo) de diminutas dimensiones. La recorrimos a pié, pues solo tienen unas 30 hectáreas de superficie estas islitas que componen el archipiélago de la Guayana francesa. En la islita Royale hay un pequeño albergue, en la de San José están los restos de la antigua y famosa prisión en la que, además de Papillón estuvo preso DREYFUS, el famoso judío militar del ejército francés y en la islita del Diablo estaba el resto de la penitenciaría, en la que los presos estaban sueltos y les enviaban comida por medio de un cable desde la isla Royale. En las islas no hay mosquitos, debido a las constantes brisas, pero si hay muchos pájaros como los TANAGERS, ROBINS etc.

 Continuamos la navegación y llegamos a la gigantesca entrada del delta del

AMAZONAS

 La cuenca del Amazonas tiene la superficie de los EEUU o, lo que es igual, de toda Europa. En esta cuenca vive un tercio de la población de Brasil. Algunas montañas, al igual que ríos, tribus de indígenas, etc., todavía no han sido descubiertas o exploradas. La cuenca del Amazonas no solo comprende Brasil sino, también, las Guayanas, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Perú, etc. Curiosamente, en el caso de Venezuela, la cuenca del Amazonas penetra hasta la margen derecha del Orinoco y, algo muy interesante, puede navegarse desde una cuenca a la otra, a través del río Negro. Resulta difícil de imaginar, pero es cierto. Ello es debido a la falta de pendiente de ambas cuencas. Un día intentaré hacerlo siguiendo el Negro río arriba.

 El Amazonas recibe distintos nombres desde su nacimiento: HUAURA, TOTO, SANTIAGO, APURIMAC, ENE, TAMBA, UCAYAC, SOLIMOES y AMAZONAS. Diez nombres diferentes para un mismo río. En 24 horas, el Amazonas, descarga al océano Atlántico el agua que el Támesis en todo el año. El enorme río, especie de mar, solo tiene un desnivel de 18 m. entre MANAUS, capital de la amazonia, y el mar: unos 1.500 Km de longitud Prácticamente horizontal. Mi segunda charla, durante el viaje, consistió en dar una explicación hidráulica de este interesante asunto. Por si fuera poco añadiré que la fluctuación de las mareas en el Atlántico (por termino medio unos 4 m) afectan a la navegación y al nivel de las aguas en el tramo que comprende los primeros 500 Km. del río. Eso si que es horizontalidad. Me atreví a decir que gran parte del esplendor del Amazonas provenía del hecho de no tener pendiente y por tanto, inundar un área tan grande que le hacía inconmensurable. De hecho si tuviera pendiente normal, como otros ríos, no sería mucho mayor que el río Amarillo en China. No sabían si aplaudirme o silbarme. Al final me felicitaron. Quedaron atónitos cuando les dije que aquello era, prácticamente, un embalse. Naturalmente esto, en nada mermaba su maravillosa diversidad: 150 árboles diferentes por cada 10 km2, además de otras plantas, animales, etc.

 Las aguas del Amazonas pueden, por zonas o por afluentes, tener mas o menos acidez o humus y, de ahí, que su color sea o simplemente marrón, del barro que arrastran, o bastante claras, cuando no es muy ácido y no contiene mucha materia orgánica húmica, o bien negras, completamente, como el río Negro, cuando contienen mucha materia húmica y son bastante ácidas. La famosa planta "lila victoria de aguas amazónicas" solo crece en aguas claras. Un ejemplo de aguas claras es el río TAPAJOS, a unos 700 Km., aguas arriba de la desembocadura del Amazonas. Dos veces al año el río aumenta su nivel en 5 m., debido a las mareas extremadamente altas del mar. Por otra parte en la estación de las lluvias se producen, también, unas subidas muy considerables de nivel que llegan hasta 5 m. Hay que tener en cuenta que cuando llueve mucho la velocidad de las aguas aumenta y, por tanto, no coincide con el nivel más alto del río. Existe un desfase de más de un mes. Quizás los niveles mas altos coincidan con lluvias flojas e infrecuentes, lo que resulta curioso. Hay que tener siempre en cuenta que las mareas del mar hacen el efecto de compuerta oscilante en la desembocadura.

 Antes de las 6 de la mañana ya estábamos en las zódiacs protegidos con camisas de manga larga, sombrero, protector solar, repelente, chaleco salvavidas, etc., en fin con una pinta horrible.

 Nuestro indio amazónico Caento nos relataba su vida en la tribu y como sus familiares mataron, allá por los 70, a 5 misioneros. La navegación por este gigantesco río es muy agradable y como el ecuador cruza el Amazonas, el sol sale y se pone a la misma hora: las 5.30 de la mañana y las 5.30 de la tarde.

 Entre los pájaros que mas se ven están las familias de los halcones (hawks), millones de loros, tucanes, martín pescadores, etc. Todos muy alejados, en el dosel de la selva, a mucha altura, entre hojas y ramas, inquietos, asustadizos, etc.; muy difíciles de fotografiar. Se ven muchísimos delfines de agua dulce, típicos del Amazonas, llamados GRIS y ROSA. El primero tiene una especie de orza de barco. Se ven, muy frecuentemente, árboles caucheros, nidos de oropéndola, con forma de saco, monos perezosos, etc. También se ven muchos buitres negros, búfalos, de cuya leche hacen queso los nativos, playas de arenas blancas de kilómetros y kilómetros, etc.

 En la amazonia durante el periodo seco llueve y durante el período húmedo llueve mucho más. Entramos por el río TAPAJOS y nos encontramos con una pequeña población turística pensada para los propios brasileños del Amazonas: Alter Do Chao, con sus playas de arena blanca y sus brasileñas luciendo atrevidos atuendos playeros. A esta localidad acuden los habitantes de la zona de SANT AREN que está muy poblada. A las 5 de la mañana, antes de amanecer comenzamos a hacer senderismo por unas montañas de esta zona para subir a más de 400 m sobre el nivel del río. La marcha fue agotadora pues el calor era sofocante. Por el camino nos encontramos con bastantes herons, caracaras y canarios del Amazonas. La actividad la hacemos, normalmente, en arroyos, afluentes y canales; siempre fuera del río principal.

 Cualquier objetivo fotográfico menor de 600 mm, poco puede hacer por estas aguas y junglas pues todos los bichos están alejados y semiocultos. También vemos caimanes, llamados por aquí yacarés, que salen a la orilla a tomarse un descanso.

 Disfrutamos de  conferencias interesantes sobre botánica, relativas al bosque húmedo y su vegetación. También estudiamos la expansión colonial de Brasil. El Amazonas echa seis toneladas de barro diariamente al océano Atlántico.  Exploramos el río GUAJARA y el CURUA, afluentes del Amazonas, adentrándonos en su interior, estudiando la flora y la fauna. En el primero había, en su entrada, muchas granjas ganaderas de búfalos, de cuya leche hacen quesos; en el segundo, de aguas negras, las riberas estaban plagadas de EGRETS y DELFINES. Esa misma noche se proyecto la película LA MISIÓN, por tratarse de un tema relativo a la época colonial en el Brasil.

 Los encuentros del Amazonas con sus afluentes son muy curiosos: sus aguas tardan varios Km. en mezclarse con las de sus afluentes. Mientras que las aguas del Amazonas son marrones, por la tierra o fango que arrastran, las de sus afluentes suelen ser verdes oscuras o negras, con lo que puede verse como, unas y otras al juntarse, tardan varios Km. en mezclarse y tomar el dominante color marrón del Amazonas. Esto resulta muy notorio en el caso del río Negro. No todo fue siempre trabajo e investigación, cuando llegaba la noche le pegábamos a las CAIPIRINHAS.

 Otra de nuestras interesantes recaladas fue la del lago DO REI, su canal que vierte al Amazonas, lleno de pescadores y de delfines rosa. Pudimos ver HERONS TIGRE, PAJAROS CARPINTEROS, de cabeza roja, KING FISHERS gigantes, casas flotantes, CUCOS, muchísimos árboles frutales, con enormes y desconocidos frutos, etc. Pienso que en la amazonia es, casi, más interesante la flora que la fauna. Aquí no existe el concepto del otoño ni la época de la caída de la hoja; quizás solo un 20% de los árboles cambian la hoja y, lo hacen, cuando les conviene, siguiendo sus necesidades. Recorriendo el río y sus afluentes se ven las marcas que dejan las aguas cuando su nivel sube, lo que sorprende mucho pues resulta difícil imaginarse las aguas tan altas.

 Este mismo día seguimos viendo BUITRES NEGROS, GARCILLAS y GARZAS de todo tipo, GAVILANES a cientos, PATOS etc. Por supuesto los cientos de LOROS y TUCANES ya ni los miro, al igual que los CORMORANES, MARTÍN PESCADORES, PÁJAROS CULEBRA, etc.

 Otros afluentes visitados fueron los de BOCA DOS BOTOS (delfines) y PARANA DO SILVES que circula entre islas pequeñas. Aquí alcanzamos una población llamada ITALOATIARA donde un piloto local se hizo cargo de nuestra embarcación para mayor seguridad para nosotros. Finalmente llegamos al "MEETING POINT", lugar donde se encuentran las aguas del caudaloso río NEGRO con el AMAZONAS, llamado SOLIMOES hacia aguas arriba. Claramente se ve como a lo largo de varios kilómetros las aguas no se mezclan. Entramos por el río Negro, el cual recorrí hace 10 años y durante varios días. Atracamos esta vez en la, ahora, enorme ciudad de MANAUS, antes llamada Manaos. Volví a visitar el famoso edificio de la Opera, construido en 1896, durante la época gloriosa del caucho y, en esta ocasión, pude visitar su interior y hacer fotografías.

 Recordé las anécdotas de mi último viaje, las calles de la ciudad, antes con muy poca gente y ahora superpobladas, el antiguo puerto y sus embarcaciones fluviales, etc. Sentí nostalgia... saudade. Todo pasa... y EL TIEMPO sobre todo.

 A las 4 de la mañana dejaba el barco y volaba hacia Miami vía Aruba.

 Después de un impresionante chequeo entré, e igualmente salí, del aeropuerto de Miami dirección Madrid con Iberia.

Otros detalles sueltos

1- La mayor riqueza que se produce en la amazonia son los televisores que se fabrican en Manaus.

2- Solo se ven colinas, cuando se navega por la primera parte del río Amazonas, próximas a la desembocadura. El resto es un llano horizonte hasta llegar a Perú.

3- A principio de siglo FORD hizo una plantación de árboles caucheros y fracasó, ya que al estar muy juntos desarrollaron una enfermedad.

4- El Estado de Brasil regala terrenos en la amazonia a aquellos agricultores que las quieran explotar. Hay granjas de búfalos.

9- Hay una importante zona franca en Manaus, la capital de la amazonia, para dar más riqueza y animar a brasileños y a extranjeros a montar fabricas por esta parte del país. De hecho hay empresas japonesas fabricando televisores, aquí en medio de la amazonia, que después exportan a USA.

10- Brasil siempre ha tenido el temor de que las Naciones Unidas decidieran internacionalizar la Amazonia y, por ello, se han empeñado en poblarla y desarrollarla.

11- Al estar, en estos días, el ejército americano bombardeando Afganistán, las autoridades brasileñas nos han puesto 2 policías custodiándonos todo el tiempo. Cosas que pasan cuando te unes a una expedición de los EE.UU.

 Aquí se acaba este interesante viaje. Hasta Otra

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS