Home‎ > ‎América‎ > ‎

Panamá 80

Agosto de 1980

 NotaEn Junio de 2010, cuando habían pasado 30 años, coloqué en mi página web el texto íntegro de los comentarios que hice en su día: Agosto de 1.980, y que aquí transcribo. Sea indulgente el lector con las fotografías y con lo que ocurría en aquel entonces.   

 En algunos países centroamericanos resulta difícil, al menos para un español, saber cuando es verano o invierno. A veces se llama verano a la época en la que astronómicamente es invierno: en ambas estaciones llueve, sale el sol, las temperaturas son parecidas, en fin un lío. Después de haber preguntado a varias personas, un taxista me respondió: “señor, el verano es cuando los chicos no van a la escuela…”

 El nivel medio de vida de la región, me refiero a este año de 1.980, es ligeramente más bajo que otros países latino-americanos. El idioma, a pesar de querer ser un buen castellano resulta, en algunos casos, difícil de entender.

 La corrupción, por tratarse de países con regímenes autoritarios o bien democráticos en apariencia, es abundante. La delincuencia en general, los robos, atracos y asesinatos, alcanzan cotas muy superiores a las de Europa. Todavía hay mucha gente que alfabetizar pues se ronda el 15% de analfabetismo. En algo coinciden todos: se han ido americanizando en la forma de vestir, en las bebidas, en los coches, en las costumbres, etc.

 El famoso istmo, cruzado por Núñez de Balboa a principios del s. XVI, es ahora La República de Panamá con una superficie similar a la de Cataluña y con unos dos millones de habitantes. Pasó por estar sometida a Colombia, tuvo una nueva constitución en los años cuarenta y firmó un tratado con USA tras el cual se inauguró el Canal de Panamá. Los partidos políticos son muy moderados y mantienen el poder desde la nueva constitución.

 La moneda es el balboa. Tiene una producción agrícola basada en el cacao, plátanos, café, azúcar de caña, etc. Además de la entrada de divisas por el canal, tienen otra tan importante o más, que se refiere a conceder bandera panameña a muchos barcos de carga y de pasajes del mundo. La vegetación no es tropical, salvo en algunas determinadas zonas. Se observa tanto un nivel cultural bajo como de de vida. La gente es muy agradable y pacífica pero hay bastante delincuencia. Panamá tiene islas maravillosas con merecida reputación.

 Quizás lo más importante para el turista sea visitar el Canal pues es muy interesante ver como se usan las esclusas para ascender o descender los barcos del Atlántico al Pacífico y viceversa. La diferencia de nivel entre ambos océanos es solo de 20 cm, sin contar las mareas, pero el Canal debe atravesar por tierras y por el lago Gatún que están altos. Esto no ocurre en el caso del canal de Suez, de muy fácil construcción, donde el nivel del Mediterráneo es el mismo que el del mar Rojo y las mareas son despreciables, además de no tener que atravesar tierras altas.

 Entre los recuerdos citaría a alguien que conocí en el hotel Ideal, una butaca de barbero que había en la habitación de mi hotel, que los coches privados y taxis son los más adornados que jamás haya visto, que en la calle se roba cortándote los bolsillos y que conocí a alguien con el nombre de Sr. Sillín, lo que me resultó simpático.

  Enlace al ÁLBUM DE FOTOS