Home‎ > ‎América‎ > ‎

México 74

 Diciembre de 1974                                               

 La primera sorpresa la recibes cuando, al pasar la policía internacional del aeropuerto de Ciudad de México te piden o te exigen que les des dinero. Viniendo de Europa te cuesta creerlo y, más aún, cuando se trata de una República Federal en manos de un partido político, el PRI, que dice ser Revolucionario y Socialista…pandilla de sinvergüenzas.  Pues sí, no te dejan pasar o te ponen a un lado si no les das el dinero que te piden, así de descarado. Esto no era más que el principio de un viaje lleno de corruptelas por todas partes. Después vinieron los de aduanas…más de lo mismo.

 En este momento, el DF ya tiene sus 9 millones de habitantes. El país, formado por 31 estados y un distrito federal,  cuadruplica a España en superficie y la duplica en población. Independientes de España desde 1821 tuvieron que resignarse a perder varios estados, arrebatados éstos por los “gringos”,  con injusticia, descaro y sangre. Es el problema que surge al ser más pobre o más débil que tu vecino. Hay un 65% de mestizos, 20% amerindio y 15% de blancos. Además del español como lengua oficial, hablan también algún idioma amerindio como: maya, mixteco, etc. El 90% de la población es católica y en el otro 10% hay protestantes, cristianos, y ateos. Trigo, maíz, patatas, fréjoles, frutales, etc., es lo que más se ve recorriendo sus campos, trabajados con sistemas no muy desarrollados. Hay mucho secano y pobreza por las zonas rústicas. Tiene petróleo pero todavía no se extrae lo suficiente para que se convierta en la solución del país.

 En el centro de la Capital existen edificaciones modernas, generalmente triunfalistas y con grandes murales de mucha calidad. La Ciudad Universitaria no es tan buena como esperaba pero es muy espaciosa y  formada por edificios no muy grandes. Destaca el Palacio de Deportes, de grandes dimensiones y esplendor. La visita al Palacio real es muy interesante y en él se muestran unos frescos de Rivera, de gran calidad, que expresan pasajes de la época de la conquista de España, en la que los conquistadores  aparecen como un atajo de asesinos de nativos, puede que con gran razón. La catedral no me ha parecido de gran valor y el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, que tiene un enorme valor religioso y tradicional, tampoco me ha parecido una gran obra arquitectónica. Por otra parte el Palacio de Bellas Artes, a pesar de su estilo neoclásico, me ha parecido muy bueno. En general abunda el barroco, similar al del  siglo XVI en España.  Debido a problemas del subsuelo, antigua laguna rellenada de tierras, los edificios presentan graves hundimientos  que parecen estar poniendo en serio peligro la longevidad de todos los edificios emblemáticos.

 El Museo de Antropología me ha parecido una verdadera joya, tanto en su exterior como en su interior. Quizás algo confusas las fechas o épocas de sus culturas Olmeca, Tolteca, Maya, Azteca, etc. Igual ocurre sobre la procedencia de los primeros  pobladores de México, sobre los que hay diez hipótesis distintas. En el museo parece observarse la inteligencia de los olmecas y mayas y una cierta ignorancia en los aztecas.

 Visité Teotihuacán con su pirámide del siglo VIII que me pareció fantástico en su estilo. Igualmente Taxco y Cuernavaca, villas con mucha historia y delicada artesanía. Los frescos de la catedral de Cuernavaca me parecieron  excelentes. Casi todo el barroco es muy bueno. Los jardines flotantes de Xochimilco me parecieron una verdadera suciedad sin valor alguno. El Zócalo de gran interés, al igual que la Plaza de las Tres Culturas. Me pareció la Loma y el parque de Chapultepec muy interesantes por sus fuentes de los dioses del agua. Quizás el dios Choc fue el que más me llamó la atención.

 La superficie de la Ciudad de México, de unos 1.000 km2, tiene fuera del casco urbano del centro muchas construcciones bajas y de poca calidad que muestran una pobreza y una suciedad extremas. El mexicano es orgulloso como el español. No nos miran muy bien, lo que comprendo dada nuestra mala reputación de conquistadores y son más atentos con los americanos u otro tipo de extranjeros. Su gobierno es aún más triunfalista que el franquista, y hasta más corrupto. En la prensa salen chistes y artículos contra Franco y su régimen. El propio mexicano acepta  ser un poco despilfarrador y gastarse el sueldo en la primera semana del mes celebrando su alegría e indolencia con francachelas.

 Tienen un Metro Urbano fantástico pero las carreteras están en estado  lamentable. Me alojé en el hotel Mª Isabel Sheraton, ya viejecito, que necesitaba, de forma imperiosa e inmediata de una profunda restauración. Tuve la suerte de conocer una agradable  azafata nicaragüense con la que pasé los días de Fin de Año y Año Nuevo.

 YUCATAN, fue una visita muy interesante. Se trata de una vastísima zona poblada por mayas y con un clima tropical. Las gentes usan todavía las ropas mayas y hablan ésta lengua. Su fisonomía es diferente; son mayas y toltecas puros Lo mismo ocurre con sus creencias religiosas en las que mezclan lo cristiano con lo pagano. Asistí a una corrida de toros con bastante éxito por parte de los toreros y fui testigo de cómo descuartizaban a los toros y vendían la carne allí mismo y en pedazos. Visité las ruinas de Uxmal (siglo X en esplendor), donde los mayas de la nobleza lucharon hasta la destrucción de su cultura. También Chichen-Itzá , donde los mayas, antes del siglo X alcanzan su esplendor y, a partir de esta fecha son invadidos por los toltecas, mezclándose las culturas. Entre el siglo VIII y V antes de Cristo, ya conocían astronomía, matemáticas y el calendario de 365 días con los años bisiestos. Tienen lenguaje y escritura gráfica. Al tiempo de mi visita toda la gente hablaba maya. Viven en chozas o casitas de planta baja muy humildes. Por el campo los pájaros que más se ven son los cuervos y los cenotes. Me alojé en un hotel que había sido una antigua hacienda. Me pareció todo muy interesante. La cultura y arquitectura maya despiertan  el interés de cualquier visitante. Tendré que volver más veces. México tiene mucho que ver y, además en mi opinión, es el país de habla hispana con más identidad en: culturas, tradiciones, folclore, comida, costumbres, etc. Maravilloso para hacer turismo.

 Volveré.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS