Home‎ > ‎América‎ > ‎

Chile-Santiago-Región de los Lagos 14

 Febrero de 2014

 Posiblemente habré estado con anterioridad  en este país unas seis veces. Varias para visitar la Isla de Pascua (Rapanui), camino de la Polinesia, varias para conocer el desierto de Atacama, el centro de Chile, la Antártica, la región magallánica, Juan Fernández, etc.

 En esta ocasión he venido con la intención de intentar, nuevamente, saltar al archipiélago de Juan Fernández, y recorrer la Región de los Lagos y la isla Chiloé. Cada vez que vengo encuentro un país mejorado, con nivel de renta superior, mas industrializado, etc.

 Datos actualizados del país. Esta república, independiente desde 1818, que supera la superficie de España en un 50% y que su longitud, de norte a sur, sobrepasa los 4.000 kilómetros, cuenta ahora ahora con una población que se acerca a los 18 millones; su capital administrativa, Santiago, tiene una aglomeración urbana que sobrepasa los 7 millones mientras que la capital legislativa, Valparaíso, solo se acerca a los 300 mil. Son necesarios 750 pesos chilenos para poder ser cambiados por 1 euro. El pasado año hubo serios enfrentamientos entre los manifestantes  y las fuerzas de seguridad contra las políticas económicas y sociales. En las recientes elecciones, nuevamente, una mujer socialista ha vuelto al poder. Hace poco que ha concluido el litigio que por su frontera han mantenido, durante décadas, Perú y Chile, con una resolución un tanto salomónica: Chile mantiene su zona petrolífera y Perú ensancha sus aguas. Ahora el servicio militar es voluntario y, por otra parte, el sistema judicial actual sigue al español, no teniendo pena de muerte y una ley de divorcio desde 2004. El hombre tiene una esperanza de vida de 76 años y la mujer de 82. Como grupos étnicos tenemos al mestizo que alcanza el 70%, el blanco un 25% y el resto, el 5%, corresponde a amerindios y otros. Hay un 70% de católicos, un 15% de protestantes y el resto, un 15%, responde a ateos y otras religiones. Su PIB por habitante es de 15 mil dólares,  la mitad del de España, y su paro es del 6,5%  y del 50% en la mujer. La enseñanza primaria, desde los 6 a los 14 años, es obligatoria y gratuita. Solo hay un 1,4 % de analfabetismo, mientras que en España hay un 2,3%. La asistencia hospitalaria es gratuita, solamente, para los mayores de 60 años. Hay 1,6 médicos por cada mil habitantes, como referencia en España 4,1.

 Tiene una fuerte industria agrícola, en la que destaca la fruta y los vinos; también mucha pesca, ganado de todo tipo, gigantescos recursos minerales, gas natural, petróleo, tabaco, etc. Se trata de un país con una gran riqueza natural. Tiene muy importantes socios comerciales como USA, China, Japón, Brasil, Argentina, etc. De China importan coches a precios increíblemente bajos. La visita al archipiélago de Juan Fernández resultó truncada debido a la poca frecuencia de los vuelos, lo que me exigía una estancia muy larga.

 SANTIAGO

 Su centro apenas ha cambiado desde mi última visita en el año 2005: la plaza de Las Armas, la Catedral, el palacio de La Moneda, Iglesia San Francisco, la Catedral, el  Congreso, Correos, Teatro Municipal…etc. Las calles peatonizadas,  el cerro de Santa Lucía, etc. Siguen los servicios lentos, comparados con Europa.

Dicen acudir al tiro…. En los restaurantes del centro, de nivel medio, se come buen pollo y muy buen puré de patatas con mantequilla. Estuve alojado unos días en un confortable hotel, en la comuna de Las Condes, en el que la atención era de primera…al tiro era realmente: ahora mismo. Increíble y muy gratificante. Esta comuna, comenzando por el modernísimo centro comercial “Costanera Center”, está muy limpia, ordenada, con edificación a la neoyorquina, con amplísimas avenidas…las que caminamos detenidamente, dedicándole horas… ¡desde el Zoo hasta los Dominicos!... Otra cosa digna de admirar es la calidad y rapidez del Metro de Santiago el que, a pesar de tener varias décadas, tiene la tecnología francesa de las ruedas neumáticas, aceros inoxidables, alta velocidad y una fantástica aceleración. Lo disfruté por primera vez, hace años, apenas había sido inaugurado. Muchas importantes metrópolis deberían tomar nota de ello.

 Santiago, al igual que las demás ciudades del país, está lleno de perros que viven sueltos por la calle. Al chileno no le gusta tener perro en su casa y por ello apenas se ven personas que caminen acompañadas de uno de ellos. Por otra parte, los perros callejeros no son maltratados por la ciudadanía y aceptan, gustosamente, las caricias que puedas darles. No temen al peatón. Este es un tema serio, que causa muy mala impresión, y pendiente de resolver por los ayuntamientos. Los carteristas son personajes, casi de plantilla fija, en la capital del país, esto no ha cambiado en las tres décadas que llevo viniendo por aquí y siempre presenciando algún robo. Otro problema de las ciudades chilenas son los horribles postes de teléfono y de electricidad sobre los que hay miles de cables de ambos servicios dando un horrible aspecto tercermundista que Chile no se merece. Solamente la comuna de las Condes, de moderna construcción, ha colocado estos cables en conducciones subterráneas como lo han hecho la mayor parte de las ciudades de nuestro mundo occidental. Apenas hay gente pidiendo por la calle ni tampoco gente marginada como, lamentablemente, ocurre en España.

 REGIÓNDE LOS LAGOS

 Tras terminar mi visita a Chiloé tomé el trasbordador, siempre bajo la lluvia, y regresé al Chile continental, a la Región de los Lagos, de las hortensias, de los volcanes, de los caudalosos ríos de montaña, a los agrestes montes llenos de frondosos bosques, a los verdes campos salpicados de vacas…a los picos nevados en verano, a los lagos con regatas de veleros, a los mejores frutos del bosque y a las mejores tartas alemanas.

 La capital de la Región, Puerto Montt, no es más fea porque no es más grande…tiene 230 mil habitantes pero vale muy poco. Tiene un puerto importante que da al golfo de Ancud con mucho tráfico marítimo. Aquí hay casas, escuelas, hospitales, apartamentos, conventos de monjas, etc. construidos por y para los descendientes de unas 200 familias alemanas que, casi dos siglos atrás, vinieron a Chile para desarrollar tierras regaladas por el país. Hicieron una maravillosa labor y la agricultura mejoró muchísimo en toda la región. Igualmente fundaron otras ciudades, además de Puerto Montt, en las que su influencia  es muy marcada. Ciudades de la zona como Puerto Varas, Frutillar, etc. son un claro ejemplo de lo que esas gentes fundaron a lo largo de sucesivas migraciones.

 Aquí, contra lo que observé en Chiloé, sí hay mucho turismo extranjero. Hay bastante inversión inmobiliaria, muchos residentes, hoteles y demás instalaciones turísticas regentadas por alemanes o descendientes de ellos. En general, el turismo que he visto es de una aceptable posición, dominando el norteamericano, que viaja en grupos.  Es bueno, también, el estado de limpieza y orden de la región. Tal es el caso de las pequeñas ciudades que rodean los grandes lagos de la zona. Se observan enormes y cuidadas casas de madera, con grandes terrenos, las que, yo diría, pertenecen a familias de origen alemán, de aquellas llegadas aquí alrededor del año 1835.

 Recorrí el parque de Vicente Pérez Rosales y  visité los saltos del río Petrohue,  el lago de Todos los Santos, rodeando el volcán Osorno, de 2.500 metros de altura, con nieve en la cumbre. Los días pueden comenzar cubiertos y/o lloviendo pero, en pocos minutos, el cielo puede cambiar y aparecer seco y soleado… y, momentos después, vuelta a empezar… lo que supone andar quitándote o poniéndote el jersey a cada momento. Dentro del mencionado parque recorrimos los tres itinerarios que ofrecen: los atractivos saltos de agua del Petrohue, el seguimiento del curso del río y un desfiladero entre laderas con bosque húmedo y rocas basálticas.

 Conseguir ver o fotografiar el conocido volcán Osorno es toda una odisea. Debido a su altura, las nubes lo rodean constantemente y es necesario “montar guardia” para ver en que momento estas se disipan. Pasé dos días tratando de captar una buena foto de su cumbre pero sin mucho éxito. Al tercero desaparecieron las nubes y pude hacer, por fin, maravillosas fotos de este fotogénico volcán desde distintos ángulos y siempre al fondo del enorme lago de Llanquihue. Los volcanes más conocidos de esta zona, y que he fotografiado son: Osorno, Cerro Puntiagudo, Tronador y Calbuco.

 La conducción por Chile, ahora en verano que hay muchas obras en las carreteras, supone tiempo y paciencia: no  hacen, habitualmente, desvíos de las mismas, sino que, simplemente, cortan un carril y el tráfico va pasando, alternativamente, por el otro, lo que conlleva largas colas y esperas. Por cierto, la gasolina súper, que ahora vale en España 1,45 €, aquí cuesta 1,10 €. Por cierto, he de decir que en los vuelos interiores que hice con LAN Chile el trato y las atenciones al pasajero son muchísimo mejores que los que nos ofrecen IBERIA. También diría que esta Región de Los Lagos tiene una gran producción de salmón de piscifactoría y que Chile es el segundo productor mundial tras, por supuesto,  Noruega. En el 2009 una enfermedad mató todos los salmones chilenos pero poco a poco se están recuperando.

 Puerto Varas, de 35 mil habitantes, fundada también por alemanes, tiene una gran producción de frutos del bosque, entre los que despuntan los arándanos. Tiene una iglesia luterana y la ciudad en si tampoco vale mucho y no merece fotos. Remarcaría que Darwin se dignó venir a investigar su evolución de las especies por esta zona. Situada, también, sobre la orilla del lago Llanquihue, tiene unas estrechas y negras playas de gruesa grava volcánica que no incitan al baño.

 Al norte, y a muy pocos kilómetros de Puerto Varas, se encuentra un  pueblecito encantador, llamado Frutillar, situado justamente al borde del  lago de Llanquihue. Esta localidad  tiene, a orillas del mencionado lago, un gigantesco edificio de madera en el que se ubica el Teatro del Lago, en el cual Rafael, nuestro cantante, actuará la próxima semana. Se trata de una encantadora villa muy cuidada que muestra como los alemanes han sabido hacer un lugar muy agradable y cultural partiendo de cero. Desde aquí pude ver la más preciosa imagen del volcán Osorno mientras, ante él, se celebraba en el lago una regata de embarcaciones a vela.

 Visité el sucio puerto pesquero de Angelmó y por sus alrededores tuve la valentía de comer  marisco. El chileno hace muy bien en ser generoso al añadir limón a sus comidas.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS


Comments