Home‎ > ‎América‎ > ‎Caribe‎ > ‎

Cuba 11

Marzo  de 2011

 Este es mi tercer viaje a Cuba, el último lo hice hace 24 años. Su Revolución no mejora y sigue sin una clara salida y sin una alternativa. Ha quedado obsoleta y sola en el mundo. Tras el año 91, fecha en que cayó el comunismo en casi todos los países en los que gobernaba de forma absoluta, Cuba ha venido dando tumbos y ya nadie piensa en el triunfo de la Revolución. El orgullo de sus dirigentes les impide reconocerlo así como el intentar otras formas más flexibles y más en consonancia con las libertades y derechos que la gente exige hoy en día.

 La pobreza que se observa en la capital, sobre todo en La Habana Vieja, impresiona: las viviendas, en estado de derribo desde hace décadas, ofrecen un aspecto dantesco; no se sabe que es hacer el mantenimiento de algo, NO, construyen algo y lo dejan abandonado hasta que se cae en pedazos. Coches viejísimos. Edificios decrépitos y semiderruidos, de la época capitalista de Batista, sirven de “vivienda-okupa” para la gente. Las calles huelen a fosa séptica y en muchas de ellas hay charcos de aguas residuales. A trompicones y con numerosas obstrucciones y reboses, las aguas fecales van llegando al puerto donde se vierten en la orilla con el consabido olor pestilente y la acumulación de “residuos”. Con demasiada frecuencia se te acerca un cubano a pedirte dinero para “comprar leche para su niño” o bien te pregunta si llevas unas monedas sueltas…

 La escolarización, el analfabetismo, el número de médicos por cada mil habitantes, los museos, etc. son datos muy buenos pero algo “engañosos”. Te enseñan a leer pero solo para que leas los libros que te “señalan” y regalan…los demás son “peligrosos” para la salud política del sometido cubano. Claro que hay muchos médicos pero no hay medicinas suficientes…antibióticos, analgésicos, anestesias, etc. También les dan “casa” pero quizás la cama no quepa entre los puntales que evitan que el techo se venga abajo…las ventanas no tienen cristales, no, están cerradas con tablas…En fin, así las cosas. Hay que verlo para creerlo. Curiosamente, en estas semanas y tras la caída de la dictadura en Túnez, otros países árabes como Egipto, Libia, Yemen, etc., han tirado abajo a sus dictadores…Me pregunto: ¿cómo es que el árabe, con sus firmes creencias religiosas, puede luchar a muerte por la libertad y los cubanos pasan de ese sentimiento que tan unido va al hombre moderno? El cubano debería reflexionar sobre esto, ¿no?

 Otra cosa es el cubano como persona: buen corazón, dulce, amable, buen compañero, muy humano, muy familiar…etc. La pobreza une más a los pueblos que la riqueza, al igual que la resignación o la derrota. Lamentablemente es muy conformista, demasiado, y por ello no se enfrenta al sistema; además se ha dado cuenta de que ello supondría lucha, esfuerzo, etc. Ya se ha acostumbrado a trabajar poco y esa pereza e inercia le impiden luchar por algo en lo que ha dejado de creer hace años. La alternativa de emigrar, para ir a trabajar duro a otro país, tampoco le gusta mucho y la rechaza.

 Otros datos de Cuba serían: superficie 1/5 de España; población casi 12 millones, (no ha subido mucho con relación a mi viaje del 86 que eran cerca de 10 millones); la dictadura implantada más de 52 años; existe, “como no”, la pena de muerte; hay un 25% de mulatos, un 65% de blancos y un 10% de negros; un 40% de ellos son católicos y un 60% de ateos.

 La típica “comida” de coco que hacen los gobiernos comunistas a la población tiene, en este caso, el mejor de los ejemplos que un trotamundos como yo haya visto jamás a lo largo y ancho de 250 países visitados: todos los días reviven  con fuerza inusitada la Revolución a través de sus cadenas de radio o televisión. Ésta, que acabó hace más de 52 años, sigue liderada por su famoso héroe José Martí que continúa ganando batallas. Por supuesto que los servicios como teléfono, transporte, correos, hoteles, restaurantes, etc. funcionan muy mal. La medicina, me dicen, a nivel de médico de cabecera es buena pero a nivel de intervenciones es muy insuficiente. Los estudios universitarios están muy extendidos pero no parecen tener mucha utilidad, ya que están aislados del mundo escolar,  del mundo real del trabajo y del  exterior.

 Apenas hay paro pues se trata de un país comunista en el que siempre se da trabajo, aunque sea para no hacer nada…una forma de pagar el paro mientras el trabajador finge hacer algo… Tres personas de cada cien tienen móvil, 3,5 ordenador y 2 personas por cada diez mil tienen conexión a internet. La enseñanza es gratuita. Están haciendo prospecciones petrolíferas que en unos años cubrirán sus necesidades. Por supuesto el ron, el tabaco, el azúcar y algo de níquel y cobalto conforman sus exportaciones más importantes

 Además de la isla de Cuba, propiamente dicha, hay una pequeña isla llamada Juventud y unos 1.500 cayos. En esta ocasión si salté a la isla Juventud, antigua isla de piratas, con un subsuelo de mármol y un verdadero bosque tropical así como un lugar ideal para submarinistas que admiran el coral de primera calidad. A destacar su espléndida playa Paraíso. Aquí compré algunos detalles de recuerdo hechos por nativos.

 No sé en cuantos sitios, además de La Bodeguilla del Medio, intenté tomarme un “mojito” decente…perdí el tiempo y el dinero, además de sentirme timado. La cantidad de hierbabuena es enorme en comparación con la de ron que es mínima. El turismo supone la mayor entrada de divisas  y  los turistas destacan por este orden: canadienses, ingleses, españoles e italianos.

 Como asturiano, me sentí orgulloso al contemplar el majestuoso Centro Asturiano de La Habana.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS