Home‎ > ‎América‎ > ‎Caribe‎ > ‎

Caimán, islas 94

 

 Febrero de 1994


 Se trata de una diminuta y bellísima isla que puede visitarse en tres o cuatro horas, incluidas cuantas paradas quieras hacer para tomar fotos, beber algo, pasear, etc. Es uno de los paraísos fiscales del Caribe y, quizás debido a ello, se trata de una isla muy cara en la que abundan los turistas y residentes ricos, muy ricos.

 

 A mi entrada al país, no podían creerse que yo fuera un turista o un viajero y me tomaron, mas bien, por un posible inversor/evasor feroz. Tuve ofertas para invertir y ofrecimientos bancarios...a pesar de la pinta que llevaba.

  

 Fue descubierta por Colón allá por el 1504 y, finalmente, pasó a ser una colonia inglesa, ahora independiente. Tiene unos 30.00 habitantes, todos de raza negra y,  por supuesto, con aire caribeño.

 

 Los hoteles, bloques de apartamentos, chalets, etc. tienen una arquitectura homogénea: Colonial británica con influencias del este de los EE.UU, que viene a ser lo mismo. Por supuesto se conduce por la izquierda, como buena ex-colonia británica aunque, curiosamente, mantienen el volante a la izquierda, lo que hace la conducción peligrosa en los adelantamientos.

 

 Tiene una longitud media de unos 20 km por un ancho de unos 4 km. Si de la superficie de la isla se descuenta la del aeropuerto y la de los 2 campos de golf...  no queda mucho por recorrer. Cuenta con una preciosa playa de 11 km. de larga, toda ella de propiedad privada,  y un bonito acuario con todo tipo de peces de los corales de la zona. Acuñan su propia moneda que es el dólar de Caimán. Espero volver algún día como residente rico, muy rico...

 

 Los colores que toma el mar según su profundidad, el hecho de que tenga arena en el fondo o algas, plancton, etc. son indescriptibles.


 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS