Home‎ > ‎América‎ > ‎Caribe‎ > ‎

Antillas Holandesas 94

 Agosto de 1994  

 Curaçao   es una isla ligeramente mayor que Aruba y con una vegetación muy parecida: matorrales, pequeñas acacias y cactus. Está muy seca. Las playas no son tan bonitas como las de Aruba pero sin embargo es una isla más atractiva debido al marcado estilo holandés de sus construcciones, lo que le da un aire "naif".

 La población se acerca a los 150.000 habitantes y su capital Willemstad,  con 70.000, está formada por una serie de entradas de mar y canales que le dan un interesante tipismo. La arquitectura de las casas, los muelles, los colores en general, los canales, etc., resultan encantadores. La población es casi totalmente negra y hablan, al igual que en Aruba, el PAPIAMENTO que viene de la palabra antigua castellana papear = hablar = comer, que quiere decir mover el papo. La moneda es el Florín de Curaçao. Hay muchos mercados populares de frutas, verduras, pescado, etc. donde resulta agradable acudir para fisgar un poco. El pescado típico de aquí es el Red-Snapper (Pargo rojo). Comí el mejor helado italiano de avellana que recuerdo. Estuve alojado en el Hotel Otrobanda, al borde del canal principal, cómodo y con una vista preciosa.  Como curiosidad en el idioma Papiamento se dice  y escribe la frase: Buenos días = Bon día, al igual que en catalán.