Home‎ > ‎África‎ > ‎

Tanzania 99

 Enero de 1999

 Nuestro viaje comienza en Kenia-Nairobi  donde llegamos con un vuelo de KLM, desde Ámsterdam. Nairobi, en donde no había estado desde 1.976 es, ahora, una enorme ciudad africana: grandes edificios modernos construidos en áreas de suburbios y miseria; ya no es aquella pequeña y bonita ciudad de entonces, ahora es grande y muy peligrosa. Solamente hay 4 calles en una dirección y 4 calles en otra por las que puedes caminar, sujetando tu bolsa, pero si sales de ellas puedes perder la vida. Así están las cosas y por ello, decidimos disfrutar de nuestro confortable hotel de la  cadena Serena, lejos del centro. Cuando viajo con mis hijos, como en este caso que viajo con mi hijo Agustín, siempre voy a buenos hoteles, lo encuentran muy “chulo”.

 Kenia obtuvo su independencia de Gran Bretaña en 1.963 y en la actualidad es una República "Democrática". Tiene una población de unos 28 millones de habitantes en una superficie similar a la de España. Hay mucha población Kikuyu y se habla el Swahili y el Kikuyu. Hay un 60% de animistas, un 30% protestantes y un 10% musulmanes. Su moneda es el Chelín de Kenia, que vale unas 3 Pesetas. Su riqueza agrícola es similar a los demás países africanos de la zona. Es casi tan pobre como era hace 25 años: 280 UDS. de renta per cápita.

 Tras un día de estancia en Nairobi tomamos un vehículo y nos desplazamos hasta Athi para tomar la carretera a Namanga, cerca de la frontera con Tanzania. El cielo estaba cubierto y no podíamos ver el famoso Kilimanjaro. Yo tenía fotos preciosas de mi anterior viaje por esta zona. Por el camino nos detuvimos a visitar un poblado indígena Masai. Tienes que pagarles si quieres hacerles fotografías.

 Atravesamos la frontera con Tanzania y nos dirigimos a Arusha. La carretera era buena. De aquí nos fuimos, por malísimas carreteras, al Parque Nacional de Manyara en donde no pudimos ver los famosos Flamingos y tuvimos que conformamos con otra clase de aves y con Elefantes, Jirafas, Ñus, Hienas, etc. Pasamos la noche en un bonito Lodge de la cadena Serena, cuya arquitectura seguía el estilo de las cabañas locales. El parque es muy pequeño, de unos 20 Kms2, para lo que son los parques de la zona, con muchos pájaros pero pocos mamíferos. No es de tanto interés como otros parques de la zona.

 De aquí, pasando por grandes extensiones de pastoreo Masai y sus aldeas, nos trasladamos al P. N. de Serengeti. Puede que la distancia no sea superior a los 130 Km. pero el recorrido se hace interminable pues la "carretera" es horripilante: barro, polvo, socavones, etc., etc. Se te acaban aflojando todos los tornillos del cuerpo y te bailan las ideas. No veo justificación ecológica para tener esta "carretera" en condiciones tan lamentables.

 Nos alojamos en el confortable Serena Lodge, con una preciosa arquitectura local que se integraba, perfectamente, en la naturaleza. Nos pasamos un día entero recorriendo el parque con nuestro cómodo vehículo y con nuestro Chofer- Guía, experto en la fauna local. El parque de Serengeti es más bien feo: apenas tiene árboles y todo es pradera: Tiene muchísimos animales pero: pocos Elefantes; no se ve ni un solo Rino, (pues los tienen en un rincón no visitable), tienen muy pocos Leopardos, no vi ni un solo León macho, (pero si muchísimas Leonas) y aunque tienen muchísimos pájaros, pero no tiene árboles, no queda muy bien verlos sobre la hierba o sobre la carretera. Bueno, uno cuenta la feria según le haya ido en el viaje. He de reconocer que en mis visitas anteriores había tenido mas suerte con los animales. Yo estoy acostumbrado a los parques de Zambia, Botsuana, etc., y me parecen mejores. Serengeti tiene unos 15.000 Kms2, lo que quiere decir tres veces la superficie de Mallorca, aunque la zona que se visita sólo tiene un 4% de esta superficie. En cualquier caso visitar Serengeti ha sido todo un placer.

 Al siguiente día nos fuimos a la Reserva del Cráter del Ngorongoro, otro tortuoso recorrido, y por el camino nos detuvimos para visitar los restos del Homo Hábilis del parque de Olduvai. Aquí se encontró al hombre "cascanueces" de hace un millón ochocientos mil años. Homínido: Homo Hábilis. En las proximidades de este lugar hay muchísimos pajaritos que, casi, vienen a comer a tu mano.

 También visitamos una tribu de Masais y entramos en sus cabañas. Agus se puso a saltar, imitándolos a ellos, los guerreros Masais, en sus danzas. Nos reímos mucho.

 Finalmente llegamos a nuestro maravilloso Lodge de la cadena Serena. Desde él, construido al borde del cráter, la vista es maravillosa. Solamente por ver el mismo, ya merece la pena el viaje. Tiene unas dimensiones de 20x 17 Km.  Poco arbolado y mucha hierba. Hay muchísimos Flamencos, Cebras, Ñues, Hipopótamos, Hienas, etc. Hay bastantes Rinos, pero sólo se ven a lo lejos pues son muy esquivos. No se ven muchos Elefantes ni Leopardos. Hay pocos Guepardos y pocos Leones macho. En cualquier caso una maravilla. Pena que yo esté tan acostumbrado a ver buenos parques africanos.

 Al siguiente día partimos hacia el Parque Nacional de Tarangire. Por el tortuoso camino pudimos contemplar a los Masais de pastoreo en la Sabana. Todos los días toman sangre de una vaca para completar su pobre alimentación. Todos te saludan: Yambo, que quiere decir ¡hola! en Swahili. También hay una anécdota que a Agus le hacía mucha gracia: "No Safari".

 Visitamos el Parque Nacional de Tarangire y estuvimos alojados en un Lodge de la cadena Sopa que ya no es tan buena como la Serena. Vimos muchos Elefantes, todos con un genio terrible y queriendo embestirnos. También vimos Leonas con sus crías, muchas Cebras, pájaros, Jirafas, etc. No puede compararse, en cuanto a lo que a fauna se refiere, al Serengeti ni al Ngorongoro pero, en cuanto a vegetación y a Sabana, en general, es muchísimo mejor que ellos.

 Desde el Parque de Tarangire nos dirigimos a Arusha para tomar un avión y desplazamos a la Isla de Zanzíbar. Hasta el año 1.964 Zanzíbar era independiente. A partir de esa fecha se unió a Tanganica para formar Tanzania. Se trata de una República con dos estados muy independientes. La población total del país es de unos 28 millones de habitantes, de los que unos 800.000

 Pertenecen a Zanzíbar. Su moneda es el Chelín. Mientras Tanganica tiene una superficie casi el doble que la de España, Zanzíbar, incluyendo la Isla de Pemba, viene siendo como Mallorca. En ambas partes hablan el Swahili. La diferencia de las culturas es considerable pues Zanzíbar tiene un 95% de la población musulmana y, además, un 20% de esa población es de origen árabe. En Tanganica solamente hay un tercio de la población musulmana y no hay árabes.

 Al volar desde Arusha a Zanzíbar pudimos ver el Kilimanjaro entre nubes. Tiene 5.900 m de altura y es el monte más alto de África. Estaba nevado. La renta per cápita de Tanzania es bajísima: 120 UDS., la mitad que Kenia.

La Isla de Zanzíbar es muy llana, muy verde, muy tropical y muy pequeña. Tiene 80 Kms máximo de punta a punta y 30 Km. máximo de ancho. Cuenta con unas maravillosas playas de una finísima y blanquísima arena. Las palmeras cocoteras caen sobre las playas y abundan por toda la Isla. Exportan la Copra. Hay muchísimos barcos pequeños movidos por una especie de vela latina. Pescan mucho pescado de 2-3 Kg. de peso de la familia de los Túnidos, algo parecido a lo que he visto por el Mar Rojo y, más concretamente, por el Yemen.

 Uno de los problemas de la Isla es la Malaria que puede ser mortal o hacerles enloquecer. La tienen todo el año. No hay mucho turismo y por tanto no hay muchos hoteles. Los pocos que hay suelen estar en la costa NE de la Isla, donde las playas son maravillosas. Los hoteles que he visto son muy pequeños y están formados por cabañas que se adaptan muy bien al medio ambiente.

 La pesca es solo una forma de subsistencia y tan poco dinero ganan que no se pueden permitir ni siquiera pintar los barcos. Solamente hay una buena carretera que es el eje central de la Isla. Las demás carreteras no tienen asfalto y están llenas de charcos.

 Hay un humilde negocio que consiste en plantar Sargazo en la orilla del mar, en las playas. Con el importe de la venta de Sargazo sacan, más o menos, para comer. Las cabañas en las que viven están construidas de barro y en el interior de las paredes meten ramas para darle al barro un poco más de consistencia.

 La vegetación es muy bonita: Papaias, Mangos, Palmeras cocoteras, Flamboyanes, Bananos, etc. La fruta es bastante buena. Los meses de más lluvia son los de Abril-Mayo y Junio; el resto del año llueve algo casi todos los días. Hay muchos mosquitos.

 El medio de transporte es la bicicleta. Hay miles de ellas. También hay una especie de "Guaguas" muy cutres. Como son musulmanes son muy dados a tener varias mujeres, a las que hacen trabajar en el campo pues es el único trabajo que hay aquí, ya que no hay ningún desarrollo industrial. Coincidió nuestro viaje con los últimos días del Ramadán. No comen ni beben, ni nada de nada de sol a sol. Tampoco hablan. Sólo se callan y rezan.

 Al igual que en Kenia, el gobierno de Tanzania ha establecido una falsa paridad de sus Chelines con el dólar USA y todo resulta caro.

 Nos alojamos, nuevamente, en un hotel de la cadena Serena. Era un edificio antiguo, al lado del mar, que fue restaurado y convertido en un bonito hotel. Alquilamos un minibús para nosotros dos y no dejamos un palmo de la Isla sin recorrer. No hemos visto pájaros, salvo algún que otro cuervo. Hace bastante calor.

 Quizás volvamos a Zanzíbar otra vez pues es una Isla muy bonita. Algo no encaja con su belleza: la gente pues, al ser musulmanes, llevan el gorro y la chilaba y dan un aire árabe-musulmán del Norte de África que no cae muy bien al europeo. En cualquier caso Zanzíbar es una bonita Isla y resulta muy agradable visitada.

 No he visto grandes diferencias en la población desde mi visita a Kenia y Tanzania hace 23 años. El nivel de pobreza no ha descendido mucho. Quizás, ahora, haya menos animales en los parques. Concretamente creo que Rinos había muchos más pues yo los veía con mucha facilidad cuando hacíamos los safaris. ¡Que tiempos aquellos cuando yo venía por aquí haciendo de guía-acompañante con grupos de turistas catalanes!

 Hasta otra.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS