Home‎ > ‎África‎ > ‎

Santa Elena y Ascensión

Enero de 2001

 La pequeña isla volcánica  de Ascensión se encuentra perdida en medio del Atlántico Sur, habitada por soldados, burros, tortugas y algunas  personas, desplazadas éstas, aquí, desde la isla de Santa Helena. Paradójicamente está llena de volcanes y de preciosas playas de arena blanca y fina, de las que hay pocas en el Atlántico.

 Es un territorio prácticamente inaccesible. No tiene puerto ni aeropuerto comercial.

 Tras meses de espera, conseguí que la RAF (Royal Air Force) me diera  una plaza, de las poquísimas que ofrece a los civiles, para poder desplazarme, junto con sus soldados, en un vuelo que después continuaba a las Malvinas. Ventajas de Internet.

 Esta isla es negra; está llena de lava basáltica y de rocas ligeras como si de espuma negra fosilizada se tratase. Su geografía es un tanto extraterrestre. Por ello la NASA utilizó esta isla para probar el vehículo LUNAR ROVER. Es muy joven  desde el punto de vista geológico. Las últimas erupciones volcánicas acaecieron, justo, antes de ser descubierta. Además llueve muy poco y está desértica. Su minúscula capital, Georgetown,  debe de tener unos 150 habitantes.

 Ascensión no tiene población autóctona. Sólo hay en ella soldados británicos y americanos y gentes de la isla de Sta HELENA (trabajadores desplazados que ayudan al funcionamiento de los servicios del ejército). Hay un mini restaurante, con comida de rancho, que cuesta siempre lo mismo: 5 libras. La intención de la Corona Británica es la de que nadie nazca en la isla, por lo que nadie podrá reclamarla algún día.

 Emite sellos propios, para coleccionistas, y tienen las mismas monedas que el Reino Unido pero poniendo en ellas Sta. Helena-Ascensión. Tiene una longitud aproximada a los 10 Km. en donde un 60% de la superficie esta formada por zonas inaccesibles. Las carreteritas son buenas.  Fue descubierta en el año 1501 por el portugués JUAN DE NOVA CASTELLA quien la denominó Concepción. Lo mantuvo en secreto y, dos años después, el español Alfonso de Alburquerque la descubrió y le dio el nombre de Ascensión, coincidiendo con el día del santoral.

 La isla se dio a conocer debido a que al estar Napoleón prisionero en la isla próxima de Sta Helena, se temió que los franceses tomaran esta isla de ASCENSIÓN para establecer una primera base antes de saltar a Sta Helena para liberar a su general. Por ello, Inglaterra la defendió poniendo en ella un fuerte. La principal utilidad de la isla ha estado en el tema de las telecomunicaciones. Por aquí pasa el primer cable telegráfico submarino que unió Gran Bretaña con Ciudad del Cabo. Durante la segunda guerra mundial desembarcaron aquí 4.000 soldados norteamericanos y construyeron un aeropuerto. Actualmente los americanos tienen una base de seguimiento de misiles y la isla está llena de radares. También la BBC la utiliza para llevar su voz a todo el mundo. En la pista de aterrizaje pueden posarse transbordadores espaciales de la NASA. La base británica se revalorizó durante la guerra de las Malvinas en 1.982

 Lo que encontré más interesante fue mi visita nocturna a las playas para ver las tortugas salir del agua y ponerse a excavar una zanja, tan larga y profunda como consideraban conveniente para enterrar sus huevos. Las tortugas, de gigantescas dimensiones y caparazones, bien podían pesar hasta 1.000 kg. Ponen huevos durante los meses de diciembre a febrero y a partir de abril comienzan a “salir” las tortuguitas. Hasta pasadas las 12 de la noche no suelen aparecer. Así que ese día me fui a la cama a las 2 de la madrugada. Fue muy interesante. Las tortugas lloran para que sus "lágrimas" ayuden a “sus ojos” a soportar la arena que les entra en ellos durante su labor de "excavación" y "tapado". Son tortugas verdes (Chelonia mydas). Nacen en Ascensión y se van a Brasil, volviendo sólo para desovar.

 La única vegetación en la isla consiste en unos arbustos llamados mezquites, de origen mejicano, que se importaron como repoblación forestal y que hoy se han convertido en una plaga. Sin embargo hay, en el centro de la isla, una montaña llamada el "MONTE VERDE" que es bastante tropical. Está a 800 m. sobre el nivel del mar. En la cumbre siempre hay un poco de niebla

 Citaría otras curiosidades:

-Se ven ovejas sueltas, al igual que muchísimos burros salvajes de gran tamaño. Se oyen sus rebuznos a larga distancia de día y de  noche.

-Entre los pájaros que vi están: El WHITE TERN, que siempre da unas vueltas alrededor de uno para estudiarle, el BLACK NODDY, los MYNAH BIRDS, que están por medio mundo, FRAGATAS, BOOBIES, etc.

-El único pez que he visto es el BLACK FISH que es negro del todo y de unos 20 cm. que se come cualquier cosa que le des y que no conviene entrar en el agua con una herida ya que son como pirañas.

-En la cumbre del MONTE VERDE he visto eucaliptos, bananos, taro, flamboyanes, etc.

-La gasolina cuesta menos de la mitad que en España. La comida es aún más horrible que la de UK.

-Los gatos y las ratas de la isla han “expulsado” a los pájaros que anidaban aquí como los albatros y los boobies, pues les comían los huevos que incubaban. Ahora anidan en pequeños islotes.

-Las gentes de la isla de Sta. Helena, que están aquí con un contrato de trabajo, hablan un buen inglés. Mucho mejor que el que te hablan los soldados y oficiales británicos. A nosotros nos pasa igual: los argentinos, uruguayos, etc. hablan y se expresan mejor en castellano que muchos españoles.

 Hay otro pueblecito, además de la capital Georgetown, llamado TWOBOAT  Village. En ambos no hay nadie por la calle entre las 12 y las 18 h Hay: una  gasolinera, 2 tiendecitas y 2 barecitos; la gasolinera abre 2 horas al día y la tienda más o menos igual. Aquí todo es más barato que en el Reino Unido. La comida en la isla era horrible: inglesa y además muy mala. Hay una base americana en cuyo snack bar tienes que pagar en dólares. No admiten moneda inglesa.

 Tienen sellos propios de interés para los coleccionistas: yo compré algunos. Además de las monedas con el nombre de Sta Helena-Ascensión hay también billetes de 5 y 10 libras.

 De Palma volé a Londres Heathrow, vía Barcelona. Allí tomé un autobús a READING. Desde su estación de ferrocarril a la de SWINDON y de aquí en autobús al aeropuerto militar de BRIZE NORTON. Jamás olvidaré el frío que pase esperando el autobús. Para regresar igual. El aeropuerto de Heathrow se ha quedado viejo, pequeño, cutre.... Todos los vuelos militares tuvieron retraso. Al parecer, éste puede llegar a ser  de 1 ó 2 días. El avión era un TRISTAR y todo era estilo cuartel: para la cena me tiraron primero un duro y seco bocata de "morcilla" negra y después me lanzaron una naranja. El vuelo de ida duró 9 horas.

 Hasta otra.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS