Home‎ > ‎África‎ > ‎

Senegal (el) 98

 Marzo de 1998

 Hacía más de 10 años que no venía a Senegal. La última vez que lo hice fue para la llegada del Paris-Dakar. Las tormentas de polvo no han cambiado. He encontrado el país más desarrollado. Como no llueve desde octubre, todo está seco  y la vegetación está cubierta de polvo. 
  Apenas llego a Dakar, procedente de Nuakchot (Mauritania), en un vuelo de Afric Air en el que atravesamos una horrible tormenta de polvo del desierto, salgo a las cinco de la mañana, con mi tartana y mi "chofer", sistema que empleo siempre en África, con destino a Gambia.

 Tengo que atravesar parte del país y llegar al sur, pasando  por Mbour y Kaolack. El campo estaba lleno de miles de baobabs de muchos tipos y por todas partes: de los que dan el fruto llamado ''Hui'', de los que de su corteza hacen cuerdas, de los que se emplean como producto medicinal, etc., etc. Estaban llenos de nidos de pájaros tejedores.
 
 Al llevar cinco meses sin llover la vegetación, con un color verde pálido y cubierta de polvo, me parecía estar viéndola en una película en blanco y negro. Por el camino me cruzaba con gentes de la etnia Peul, sus ganados trashumantes, sus sombreros casi chinos, y sus poblados de barro. Eran las siete de la mañana y ya estaban los niños machacando el mijo. El sol, hasta pasadas la diez de la mañana, no es capaz de atravesar la niebla de polvo que cubre el país. El nivel de vida del campesino es extremadamente pobre. A pesar de ser uno de los países más desarrollados de esta zona francófona de África, tiene un nivel de vida mucho más bajo que Guatemala. La esperanza de vida es de solo  49 años. Nunca olvidaré las horas y horas de música "ratonil" senegalesa con la que me castigaba mi "chofer" particular... y además, ¡a todo volumen! ¡Fue horrible!

 Antes de llegar a Kaolack hay una zona particularmente desértica en la que no crece nada. Salvo cuatro cuervos, no he visto pájaro ni animal alguno por estas tierras de ¡Alá! También pude ver algún que otro buitre, pero sin pedigrí. Más adelante empecé a ver monos y rebaños de vacas de enormes cuernos.
 
Hay algunos tramos de pista en roca o arcilla que resultan interminables. Los saludos entre ellos son siempre larguísimos: ¿va bien?, ¿tu mujer y tus hijos?, ¿tu trabajo?, ¿tu salud?, y así se preguntan mutuamente durante un rato.

 Senegal cuenta con unos 8 millones de habitantes y sigue con el franco CFA de siempre. Ahora tiene una planta de montaje de automóviles en Dakar y ha mejorado la industria textil y la fabricación de cemento.
 
 Llego a la "cutre" frontera con Gambia… 

 Nota:El reportaje fotográfico que hice en mi primera visita, en los años 70, está deteriorado  y no hay forma de recuperarlo. Ahora, en esta corta visita, hice algunas fotos pero, todas ellas,de mala calidad debido a la niebla de polvo.