Home‎ > ‎África‎ > ‎

Mayotte

 Octubre de 1999

 Se trata de dos islas: Grande Terre y Petite Terre. Pertenecen a los territorios franceses de ultramar desde 1975, fecha en la que las Comores adquirieron su independencia dejando a estas 2 islas (que formaban, realmente, parte de su archipiélago) en manos de Francia. La república de Comores sigue reivindicándolas.

 La superficie total de Mayotte es de: 370 km2, algo así como 1/12 parte de Mallorca, y la población de 120.000 habitantes. La capital Dzaouzdi, tiene unos 10.000. En la actualidad se considera la ciudad Mamoudzou, en Grande Terre, la capital de las islas al alcanzar una población de 20.000 habitantes y ser el único centro comercial importante.

 El idioma "oficial" es el francés, que casi nadie habla; los Mahorais hablan comorés, derivado de algunas lenguas bantúes y del swahili. La religión es  la musulmana ya que la mayor parte de la población es de origen árabe, malgache y negra africana. No obstante, la moneda de Mayotte es el franco francés.

 Sus recursos económicos: a) en la agricultura: café, vainilla, ylang-ylang, nuez de coco. b) En la  pesca: bonito o atún. c) en la industria: el turismo

 Me alojé en el hotel Trevani, formado por unas cabañitas frente a una playa de arena completamente negra. Aunque las islas están en el interior de una laguna  en nada se parece a una laguna de atolón, en la que estamos acostumbrados a ver: coral, vegetación, colores del agua, etc. ¡De laguna nada!

 Dentro de la fauna hay que decir que se ven, de tarde en tarde, lemures maki, y merodeando el mencionado hotel. El nivel de vida es más alto que el de las Comores, además de que hay más limpieza y más orden por todas partes. Sin embargo hay menos vegetación, pues estas islas son más secas que las Comores. Solamente hay un rincón de la Grande Terre que he encontrado verdaderamente tropical: la parte norte, en donde no sólo la vegetación es más densa, fresca y verde sino que, además, se ven árboles de gran desarrollo como los baobabs, los gigantescos mangos (los más altos y esbeltos que jamás he visto), flamboyanes, etc.

 De la pequeña islita de Petite Terre, en la que se encuentra el aeropuerto, se salta a la Grande Terre en un pequeño ferry que tarda un cuarto de hora en atravesar el canal que las separa. Estas islas tienen muchos mosquitos y te esperan en la habitación o en el baño para lanzarse al ataque aunque emplees el más fuerte de los insecticidas. Los franceses que viven aquí, un 2% de la población, no ejercen influencia sobre la población autóctona ya que sus raíces árabes y africanas son muy fuertes. No hay que olvidar que el 98% de la población es musulmana. Por el tema francófono y por sus reminiscencias y sentimentalismos imperialistas, Francia da soporte a este territorio, (además de otros 14 países o naciones de África), que no da más que problemas que, como he mencionado en otras memorias, se transmiten a nuestra comunidad europea.

 Los nativos mantienen los vivos colores de sus ropas y su estilo africano, como pasa en Comores. Las mujeres casadas se ponen una crema en la cara compuesta por polvos de maderas blancas y flores sobre su piel y así parecen blancas como Michael Jackson. Ellos, en muchas ocasiones, llevan el bou-bou típico de los árabes africanos. Mayotte no es, ni más ni menos, que una isla del archipiélago de las Comores. Salta a primera vista. Aunque Francia tiene aquí una base militar pienso que más pronto o más tarde tendrá que irse.

 Las carreteras y, en general los servicios públicos, están mucho mejor aquí que en Comores. Además Mayotte tiene un puerto mayor con facilidades para el atraque de yates procedentes de Reunión. La isla de Grande Terre tiene tres pequeñas montañas de unos 600 metros de altura repartidas por la misma y que dan lugar a una orografía  accidentada. Hice un recorrido por las dos islas y salvo la zona norte de Grande Terre el resto no tiene una verdadera vegetación tropical. También hay que tener en cuenta que ahora están en octubre, en el final del periodo seco, por lo que la vegetación se ve seca y con verdes apagados, al igual que polvorienta. La fruta es excelente: dulce y sabrosa papaya, hermosos mangos que se agolpan en densos ramos colgando de los altos árboles, dulce y exquisita piña tropical... etc. También he visto árboles y frutos “tenese jack fruit” de enorme tamaño al igual que bananas, no muy dulces, que decoran el paisaje colgadas de los verdes bananos. Hay, también, palmeras cocoteras.

 En cuanto a su construcción rústica o típica se ven, en zonas rurales, las típicas cabañas hechas de arcilla roja mezclada con paja de palmera y reforzada con palos y cañas en el interior de las paredes. Igual sistema que en Madagascar. Al igual que en Comores, y a pesar de abundar los manglares por haber entradas del mar, no se ven apenas pájaros. Ni siquiera tejedores. Se ve algún que otro cuervo y muchísimos murciélagos grandes, supongo que zorros voladores, que vuelan a todas horas.

 Mayotte no es un destino para repetir; es sólo para aquellos que no conocen ni las lagunas, ni el verdadero trópico, ni el Pacífico…y que no conocen nada mejor donde ir.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS