Home‎ > ‎África‎ > ‎

Marruecos 76

Navidades de 1976

  De Alicante conduzco hacia Algeciras para embarcar y me detengo en Granada, después de atravesar a mi paso bonitos parajes cubiertos de nieve. En Granada me sigue maravillando el arte de los Almohades. Paso por Marbella y me doy cuenta de que la calidad del turismo e instalaciones hoteleras es bastante superior a la de Mallorca.

 Allí estaba el "Peñón", erguido e hiriendo el orgullo español. Cruzo a Tánger. La que fue famosa ciudad internacional ha quedado en nada, ni la casba, ni la parte europea tienen interés alguno. Parece más bien que la fama de Tánger proviene de novelas y películas de espionaje. Hay un palacio denominado del Sultán que no vale nada.

 La moneda oficial es el DIRHAM, equivalente a 16 ptas. No existe mercado negro. Salvo la gasolina y el tabaco americano, todo resulta más barato que en España.

 En Rabat visité el Mausoleo de Mohamed V, construido al lado de los restos de la Mezquita de Hassan  y la muralla de la antigua ciudad (Medina), ambos del siglo XII. En la Medina pueden visitarse las antiguas calles y barrios moros al igual que observar como viven en la actualidad las gentes.

 Casablanca es, sin lugar a dudas, la ciudad más europea de todas. Con millón y medio de habitantes es de grandes dimensiones y construcción totalmente europea. Por su puerto entra y sale el 95% de las importaciones y exportaciones. La influencia francesa en Marruecos es netamente superior a la española.

 Meknes, al igual que todas las ciudades del país, tienen su medina, llena de pobreza, hambre, miseria y olores fétidos. Ésta, donde vive el pueblo,  está claramente separada del resto de la ciudad y en este caso concreto son colinas separadas y hasta amuralladas. Algunas medinas en Marruecos no tienen un nivel superior a la India.

 Fez, quizás la ciudad mejor amurallada, tiene también un enorme barrio casba (medina) y un bonito barrio de burgueses que imitan a los europeos y occidentales. Las famosas mezquitas de Fez no tienen valor arquitectónico alguno.

 Visité también el palacio del Sultán donde en ese momento se encontraba instalado Hassan II.

 La  Nochevieja la pasamos en Taza en un Hotel menos sucio que los demás y rodeados de marroquíes que reniegan, en cierto modo, de su religión y celebran el nuevo año cristiano.

 Contra lo que generalmente se opina de este país en cuanto a su orografía, climatología, etc., la realidad es que la parte central y septentrional es muy verde, llena de bosques frondosos de cedros, alcornoques, encinas, etc. Las carreteras y el transporte por las mismas es en general bueno. Siempre van adornados de eucaliptus cipreses, cedros, etc. Es bastante montañoso. En los valles abunda el ganado vacuno y ovino y puede que un 60% de la población dependa de la ganadería  o de la agricultura.

 La alimentación que recibe la gente es insuficiente, mala y sucia. Hoteles y pensiones siguen la misma línea. Son muy pobres y la diferencia entre ricos (unos pocos) y pobres (el resto) es enorme. Un coche es algo todavía privativo, al igual que el alquiler de un apartamento.

 La población parece estar claramente dividida entre moros o bereberes y los árabes que se relacionaron y evolucionaron según la civilización francesa. Los primeros formaron el campo y la masa trabajadora obrera y los segundos la burguesía.

 Todos los monumentos de Marruecos juntos no valen por un pequeño trozo de Granada o Córdoba. Hay que reconocer que salvo los almohades el resto de los árabes no tenían inclinación artística, lo que puede constatarse al recorrer sus países.

 Las playas de la zona atlántica son extensas y abruptas aunque muy descuidadas.

 La foto del dictador Hassan II, está en todas partes: calles, bares, tiendas, oficinas, etc. Me atrevería a decir que Marruecos es quizás el menos religioso o fanático de los países árabes, aunque no el menos sucio ni atrasado. Son muy interesantes las ruinas romanas de de Volubilis.

ALGUNOS DATOS

 Superficie: 4/5 partes de España más el Sahara español. Dieciséis millones de habitantes. Se habla el árabe, bereber, español y francés. Está dividido en 20 provincias. Es un reinado. De Noreste a Sureste tiene una cordillera de montañas llamada Atlas. Hay árabes en el llano y bereberes en la montaña.

 La economía radica en la agricultura y los fosfatos. Tiene algo de petróleo, plomo, hierro y turismo.

 Los primeros pobladores fueron Mauritanos, después vinieron los fenicios, los cartagineses y por último los romanos. Se fueron los romanos con la entrada de los vándalos que pasaron desde la península ibérica. Se quedan en las montañas los bereberes que se acaban convirtiendo al Islam y en el año 711 atacan España, la que no abandonan hasta el año 1.452. Entre tanto aparece  una dinastía de árabes refinados y puros (los almohades) con religión algo distinta. Al final viene la decadencia. En 1.497 España toma Melilla. También Portugal tomó Tánger.

 En 1.760 Marruecos comercia con Inglaterra (los ingleses tienen Gibraltar). En 1.859 España entra en Marruecos y conquista Tetuán y Ceuta. Francia también toma otros puertos. Francia presiona más y consigue hacer de Marruecos un protectorado y da a España el norte (Rif) y en el sur Ifni y Tarfaya. España toma también Tánger en 1940-45. En 1956 Francia y España independizan Marruecos.

 Marruecos es una monarquía constitucional con amplios poderes para el Rey Hassan II, quién nombra al primer ministro y puede disolver la cámara. Es al mismo tiempo Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Se admiten los partidos (de derecha) y existen 2 cámaras.

 La religión que profesan es la del Islam, habiendo aproximadamente medio millón de católicos debido a la existencia de algunas familias españolas y francesas. Hay también unos 200.000 judíos.

 La  cuna del arte está en Fez, destacando la Mezquita de los Ándalus, la de El-Qaraouiyyîn y las murallas.

 En Rabat la mezquita de Hassan del siglo XII. En Tánger el Palacio de los Sultanes.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS.