Home‎ > ‎África‎ > ‎

Comoras(las)

 Octubre de 1999

  La República federal islámica de las islas Comoras fue hasta 1975 territorio francés de Ultramar. En esta fecha logra su independencia, excepto la isla Mayotte  que sigue bajo soberanía francesa y que la nueva república sigue reclamando a Francia. La corrupción, así lo confiesan la gente con la que hablé, caracteriza los distintos gobiernos que han ido formándose.

 La superficie total de las tres islas no alcanza la mitad de la superficie de la isla de Mallorca, aunque su población sea más alta: 750.000 habitantes. Son  de origen árabe aunque con mezcla de elementos africanos y malgaches. La isla capital: la Gran Comore equivale a una cuarta parte de Mallorca pero con 350.000 habitantes. El analfabetismo supera el 45%. Su capital, Moroni, sólo tiene 40.000 habitantes.

 Las lenguas oficiales son: el comorano, formado por lenguas bantúes y sauhilis, el árabe y el francés. También hablan dialectos bantúes. Son musulmanes en casi su totalidad. Como unidad monetaria usan el franco comorés (el CFA) que lo ponen a 33 céntimos de peseta o a 75 por cada franco francés. Lo sobrevaloran para conseguir más divisas. Hay un paro del 50 %.

 El país es, quizás, uno de los más pobres de África y solamente exportan un poco de: vainilla, ylang-ylang, copra, clavo y aceite de esencias. No fabrican prácticamente nada y viven de una agricultura de subsistencia. Producen para el consumo: maíz, arroz, patata dulce, mandioca y bananas. Las frutas: papaya, mango y banana son bastante malas. Comores es el primer productor mundial de ylang-ylang.

 Las islas son tremendamente volcánicas pero están cubiertas por densos bosques. Son calurosas y húmedas casi todo el año. De noviembre a mayo es cuando más llueve. La Gran Comora tiene una zona de bosque tropical que ocupa la ladera oeste de la montaña central.

 Por aquí llegaron primero los árabes, después los portugueses y posteriormente los holandeses, franceses e indios. La dotación de las escuelas es tan baja que en una familia de cuatro hijos sólo uno o dos pueden aprender a leer. La sanidad, la higiene y la agricultura están a niveles bajísimos. Las gentes no son muy hospitalarias y odian que les tomes fotografías dándote contestaciones salidas de tono. Solamente había un hotel decente llamado el GALAWA que recibía turismo, el poco que llegaba al país, y que tenía dos pequeñas playitas de arena blanca entre rocas de lava negra.

 La vegetación, en general, es bastante tropical: mucha palmera cocotera, flamboyanes, árboles del pan, "fenese", mangos, baobabs, etc. Hay una cierta belleza en la mezcla de las rocas de lava con la verde vegetación, con la arena blanca y las aguas turquesas, etc. Se ven muchos frangipanis, hibiscus, bouganvillas, etc.

 Los comorenses, salvo algunas excepciones, son feos. Se parecen a las gentes de Madagascar. La ropa de muchas mujeres es africana y de llamativos colores. Se cubren bastante pues se trata de mujeres islámicas.

 Nadando en una de las playas fui atacado por varias medusas. Me parecía que me frotaban el cuerpo con ortigas. Tuve pequeñas ampollas por varias partes del cuerpo. No podía defenderme pues el agua me cubría y no podía dejar de nadar. Durante 5 ó 6 horas estuve muy incómodo. Después las molestias fueron remitiendo. El tiempo atmosférico es impredecible. En un intervalo de 10 minutos se puede pasar, varias veces, de soleado a cubierto, pasando por ventoso y lluvioso. Las casas están, casi siempre, a medio construir. Al parecer trae mala suerte terminarlas, a menos que se sea muy rico. Cuando se casan, el novio debe de pagar con joyas o con dinero por la novia. Ella debe de dar una parte a su madre y otra a su padre.

 La base de la alimentación está en el coco que es utilizado para todo, en sustitución de la carne o el pescado. Las ensaladas y las legumbres dicen que son comida  para  blancos. Por la noche siempre comen arroz. Hay muchísimas clases de especias como: clavo, vainilla, nuez moscada,  azafrán, canela, pimienta, etc. Entre las frutas exóticas destacaría: el jack (fenese), el fruto del baobab, con sabor a limón, los tamarindos (especie de vainas agridulces), la chirimoya, etc. Los baobabs de estas islas son los más bonitos que he visto en África. Creo que se debe al hecho de que  al llover mucho, se desarrollan más que en los demás sitios del continente africano. Un espécimen muy interesante de la fauna de Comores es: el lemur comorense. Me recordó, al verlo, los que observé en Madagascar. Son muy difíciles de ver.

 Toda la belleza que puede apreciarse en la orografía de las islas y en su vegetación contrasta con la fealdad de las edificaciones hechas con bloques de lava, a medio construir, y con las personas que pueblan el archipiélago. En mi recorrido, pude presenciar los preparativos y regalos de una boda que se celebraba al lado de la carretera. En la parte sur de la isla hay un volcán, de grandes dimensiones, llamado Kartala que  tiene una altura de 2.400 metros y  está en plena actividad.

 La gente me ha parecido tranquila. No he observado violencia ni malos tratos entre ellos. Las islas están llenas de cabras que lo mismo  comen cigarrillos, jamón o queso. Se comen cualquier cosa que les ofrezcas.

 Desde esta isla volé a la isla MAYOTTE.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS