Home‎ > ‎África‎ > ‎

Camerún(el)

 Febrero de 1998

  Hacer una escala en París, a -4ºC, para saltar en pocas horas al Camerún, que estaba a 44ºC,  es todo un trauma para el cuerpo que tiene que soportar un cambio de 48ºC. Cada vez que paso por París me parece que la población negra que tiene es cada vez mayor y empieza a parecerse a Nueva Orleans.

 En el largo vuelo venía sentada a mi lado una chica nigeriana que me dijo que hacia de puta en Hamburgo, y que me puso al corriente de las cosas de Nigeria. En otra ocasión visitaré este país. Durante unas horas sobrevolamos el Sahara. Después, el desierto de arena y las dunas pasaron a ser desierto de rocas y montañas…,  finalmente apareció algún arbusto aquí y allá…. comenzaba el Sahel. Más tarde  cruzamos el río Níger en Malí, Burquina y la verde Nigeria,  hasta aterrizar en  Lagos, escala que hacíamos en nuestro camino. Después, un corto vuelo de unas 2 horas nos dejó en Camerún.

 La República del Camerún consiguió su independencia de los británicos y de los franceses allá por el año 60, pero no fue hasta el año 90 que consiguió llegar a tener un sistema democrático multipartidista. Su presidente, Paúl Biya, está en el poder desde 1982.El Camerún, cuya capital  administrativa es Yaundé, tiene una superficie similar a la de España y tiene, también, una capital económica que es Douala, que con su puerto y su industria es ampliamente  el centro de actividad comercial del país. La población del Camerún es de 7 millones de  habitantes. Esta población está formada, básicamente, por bantúes (fulbés y kirdis) de origen sudanés y también por  etnias subbantú  (basa, beti, etc.). Además, en la región norte, próxima al Chad abundan otras etnias como: Matacán, Kapsiki, Peul, etc., que provienen del Chad, Nigeria, Níger, etc.

 Aunque las lenguas  oficiales sean el francés y el inglés, debido a sus colonizadores, las gentes no cultas hablan entre ellos la lengua propia de su etnia. Pero, para entenderse entre distintas etnias,  no les queda más remedio que acudir al  fulbé que es el  idioma de la etnia con más población. Alemania colonizó el Camerún pero, al perder la 1ª Guerra Mundial, los franceses y los ingleses se lo repartieron.  

 Hay un 40 % de animistas, un 25 % de musulmanes, un 25 % de católicos y un 10 % de protestantes.

 Su unidad monetaria es el franco CFA. ya que forman parte, como los otros 5 países de su entorno, de la comunidad económica de Centro África.

 En cuanto a sus recursos minerales, dispone de algo de petróleo, gas, un poco de aluminio y cemento.

 Por lo que respecta a la agricultura, exportan muchísima madera de sus densísimos y amplísimos  bosques; mijo, mandioca, maíz,  patata, cacao, y café, así como algodón, tabaco, cacao y banana cultivados en el norte.

 Dentro de su producción maderera tiene mucho ébano, okoume, akajou, etc.,  que son maderas escasas y caras. La renta  per cápita ronda los 900 $ USA y su analfabetismo se acerca al 50 %. Recibe una media de 20 turistas diarios.

 El calor en el Camerún es insoportablemente húmedo y caluroso. Como sudas constantemente, acabas notando en la boca un cierto sabor metálico. La roña está por todas partes y el timo también, pues ajustas una cantidad con un taxista y cuando llegas al destino te dice que te dijo otra más alta y, si no quieres pagarle, entonces te quiere pegar. El mejor hotel de Douala tenía cucarachas, arañas y mosquitos en la habitación y además en cantidades muy considerables. Los musulmanes, un 25 % aproximadamente, tienen el nivel económico más alto del país.

 El pan, el croissant, el bizcocho, etc. son buenos y es debido a la influencia francesa de la colonización; la pasta de las pizzas es muy buena y, recuerdo, que tomé un calzone  delicioso. La mermelada de plátano es muy sabrosa.

 La gente se ve triste y agresiva, intentando siempre sacarte dinero "como sea".  Sus ropas, me refiero al sur del país, son de color y las gentes o sus rostros carecen también de una identidad o fisonomía que pudieran diferenciarlos de otras etnias negras de África. Bueno, la verdad es que los bantúes no son muy guapos.

 El país tiene, en la parte sur, una densísima  vegetación compuesta por verdes bosques y por ríos caudalosos, al igual que Gabón. Es sorprendente ver los troncos siendo transportados, río abajo, por flotación. También se ven muchas plantaciones de bananos y  cacao. El Camerún es más autentico y africano que Gabón, aunque más pobre. Por el campo se ven muchos nidos de pájaros tejedores. El aceite lo obtienen del fruto de la palmera aceitera, el cual es una especie de nuez roja que viene en unas enormes piñas. Comen mucho ñame y  taro, tubérculos que abundan por los países tropicales, blancos o rosados, y con formas de butifarra. Los plátanos son enormes y, como siempre los comen fritos y en rodajas.

 Dentro de los nativos, aquellos de origen anglófono son, todavía, más agresivos que los francófonos. Hay, más o menos, el mismo número de unos que de otros. Basta que  hagas una  simple  fotografía a las verduras de su huerto para que vengan corriendo a pegarte. No te queda más remedio que huir o bien sacar rápidamente el dinero del bolsillo, dando a entender que les vas a pagar  por la fotografía. 

 En la  capital, Yaundé,  están las embajadas, los bancos, el parlamento y los ministerios, pero la verdadera actividad está en Douala, puerto de mar, en donde radica la actividad industria y comercial. Aquí hay un gran puerto dedicado, exclusivamente, a la exportación de madera.

 Dentro del sur del país, pasé unos días recorriendo las montañas de Bamenda, visitando la comarca de Limbe y Buea, con sus enormes plantaciones de  palmeras aceiteras (llamadas noli) y bananos. El tiempo no me ayudó nada y estuvo casi siempre cubierto. La vegetación es tropical y exuberante.   .

 Con relación a los vuelos que he hecho desde este país a Gabón y a Malabo, tengo que decir:

 1º) Que la policía del aeropuerto del Camerún te pide descaradamente dinero, al igual que la de Malabo y no se ocultan para recibirlo.

 2º) Que antes de despegar siempre aparece algún perro perdido por la pista lo que supone tener que esperar a que lo espanten.

 3º) Que los muy guarros se tiran unos pedos horribles, sobre todo cuando llevas el cinturón puesto y no puedes salir corriendo.

 4º) Las maletas van  en el suelo o en el pasillo pues los aviones son pequeños y no llevan cofres para el equipaje.

 5º) Suele haber cucarachas, mosquitos y  otros insectos.

 6º) En los vuelos interiores la gente rica, los políticos, los militares y la gente importante de la compañía aérea, llegan en coche a la escalerilla y, normalmente, lo hacen tarde con lo que los pasajeros llevamos un buen rato esperando y sudando, lo que no parece importarles.

 A medida que me fui alejando del sur del Camerún, en dirección al norte del país,  la vegetación comienzó a disminuir, poco a poco, y al llegar a la zona norte se conviertió en una pura sabana africana en la que sólo crece una hierba seca y  amarillenta salpicada por algún que otro árbol y que, generalmente, son acacias de corteza rojiza.

 La zona que visité, que me resultó muy interesante, está pegada al Chad y al famoso lago que lleva su nombre. Las tierras son arcillosas y toman un color pardo-rojizo; están sembradas casi siempre con mijo: especie de trigo de grano muy grueso producido por una planta parecida al maíz y que hace, también, una especie de piña o espiga, constituyendo  la base de la alimentación de las gentes de por aquí. Campos de algodón del que obtienen no sólo el algodón, propiamente dicho, sino, también, un aceite muy apreciado para cocinar que sacan de la semilla. Del mijo, además del pan, tortas, pastas, masa, etc., se hace vino blanco, vino tinto y cerveza. He probado todo ello,  pero la verdad es que no me gusta ninguno.

 El norte del país es, casi en su totalidad, musulmán. Su etnia principal es la Peul; se dedican al ganado y son trashumantes. Hay además otras 6 etnias de bantúes, de las que las más importantes son: Matacán y Massa. Realmente la totalidad del Camerún está poblada por bantúes: El país está dividido en 18 regiones, de las que 10 hablan inglés (sobre todo el pitjin) y 8 que hablan francés, como el bantú o foulbé.

 Por esta zona norte no saben lo que es el asfalto y los 4 días que estuve por aquí, conduciendo por pistas de tierra, tenía que taparme la boca y la nariz con un trapo o con papel higiénico que traje del sur. El polvo me entraba por todo el cuerpo al igual que por el interior de la bolsa de viaje, de las cámaras de fotos etc.

 Visité los pueblos de la etnia Matacán en la  colina de Koza y Djinglya, cuyas casas y costumbres animistas son muy parecidas a las de los dogón, en Malí, o los yemenitas,  en Yemen del Norte.  Al igual que  ellos, éstos viven  en zonas  muy altas y de difícil acceso para los musulmanes, sus principales enemigos. Se dedican a la agricultura y tienen alguna que otra cabra, para tener leche, y algunas gallinas que también utilizan para sacrificar a los dioses o fetiches.

 Tras bastantes horas de conducción por unas pistas de piedras y rocas me  acerqué a ver la cultura de los Kapsiki, en el poblado de Rhumsiki, en una de cuyas chozas pasé 2 noches. Se trataba de una choza cilíndrica  de barro de unos 2 metros de diámetro  con una cubierta de paja y una ventana circular de sólo 15 centímetros de diámetro. La primera noche fue terrible, pues descubrí una enorme araña que era muy peligrosa, ya que había visto a los nativos afanándose en matar una igual, solo unas horas antes, dándome a entender que su picadura podía ser mortal. Finalmente pude matarla. Los días que estuve por estos andurriales, solamente comía pollo con patatas. En una ocasión me comí un potaje, de no sé de qué clase de verduras, pero que me sentó muy bien.

 Uno de los días me vi obligado a  pedirle al chamán de la tribu, o hechicero, que me adivinara algo y  le pregunté sí mi hija iba a tener niños. Me dijo que sería un matrimonio muy feliz y que tendría primero un chico  y después gemelos. Para ello, sacó un cangrejo grande del río, que tenía metido en un  ánfora, con el que hacia como que hablaba algo. Después lo introdujo en otra ánfora con arena y algunos guijarros clavados en ella. Al final, a la vista de los guijarros que tiró el cangrejo, leyó o interpretó el destino y me lo comunicó.

 También por esta zona los animistas se dedican a hacer objetos de barro, y tengo que decir que tienen una destreza increíble. Lo hacen todo a mano, sin disponer de torno alguno. Las chozas de barro son monísimas y cada familia dispone de varias, las cuales se disponen adosadas unas a otras. La primera es para el hombre o padre de familia y, a continuación, hay una para cada mujer, pues suele tener varias. Normalmente, hay un 25. % más de mujeres que de hombres. En el centro de cada una de estas mini-chozas, hay un cilindro hueco que hace de pequeño silo, de forma que cada uno tiene su propio granero  y del que debe comer cada día. Hay una cierta belleza en el  tipo de construcción "naif” de estas chozas adosadas que forman una construcción unifamiliar. Apenas hay luz en el interior de ellas para evitar la entrada del calor y de los insectos.

 No saben lo que es la electricidad ni, por supuesto, el agua corriente. Ellos mean en cuclillas, como las mujeres. Las gentes del norte son más honestas que las del sur, que son unos ladrones. Por aquí me siento más seguro y tranquilo. Tampoco ponen reparos a que se les fotografíe.

 Desde aquí me desplacé al parque nacional de Waza y también visité las aldeas de Mora,  Maroua y Garoua, en las que visité mercados públicos de los nativos, en los que vendían sus productos.

 En el parque nacional de Waza pude ver miles de pájaros, muchos elefantes, leones, etc. las pistas de tierra del parque están en muy malas condiciones pero, al menos, pude ver bastantes animales ya que, al estar ahora en el periodo seco del año, los animales se ven obligados a acudir a determinadas charcas a beber, momento que se aprovecha para verlos y fotografiarlos. También aquí, como en Etosha, los elefantes se ven obligados a comer ramas secas al no haber suficiente vegetación verde. Ello hace que sus dientes se desgasten  pronto y, al no poder comer, se mueran cuando apenas han cumplido 60 años.

 Animales que vi (aunque no pude fotografiarlos a todos)

 Mamíferos:

 Elefantes, Leones, Jirafas, Facoceros, Gacelas, Antílopes Cob, Chacales, Antil. Darnalis,  Antil. Caballo (millones), Monos cinocéfalos Monos patas.

 Aves:

 Avestruces, Cálaos, Cuervos,  Milanos, Grulla caronada (miles), Cigüeña negra (miles), Cigüeña blanca (miles), Marabúes,  Eron,  Rolier (millones), Guineanas,  Gavilanes, Patos de varias especies (miles de ellos), Avutarda, Águila pescadora de pecho beige, Águila blanca, Tejedores (millones), etc.

 Plantas:

 Acacias rojas

 La visita a  Camerún ha sido muy interesante y espero volver algún día.

 Enlace al ÁLBUM DE FOTOS